Se dice que

Comparte

En Toluca nada ha cambiado, las cosas están igual o peor que antes. El gobierno de Juan Rodolfo no es mejor que el de Zamora

Comparte

En Toluca nada ha cambiado, las cosas están igual o peor que antes. El gobierno de Juan Rodolfo no es mejor que el de Zamora, todos los indicadores de desarrollo, bienestar, eficiencia, eficacia y corrupción así lo sentencian. La principal promesa de campaña del hoy alcalde no se ha cumplido, la seguridad pública es lamentable, hay miedo en las calles y la respuesta es propaganda. Paga espectaculares de autopromoción y culto a la personalidad celebrando que hoy hay 500 patrullas más, pero no dice que se las compró a sus amigos pagando el triple de su valor real.  Juan Rodolfo es la representación viva de muchos de los vicios y torceduras del régimen del que la gente se hartó y pensó derrumbar votando por Morena. Juan es un farsante que celebra su primer año de gobierno, cuando debería de pedir perdón. 

A propósito de Juan Rodolfo, es claro que sus acciones lo evidencian como uno de los actores políticos que la nomenklatura usa para preservar el statu quo simulando el cambio. Son los mismos grupos de presión, los de siempre, a los que Juan Rodolfo se afana en servir para que le ayuden a reelegirse en el 2021 o a mudarse al Poder Legislativo como diputado y, en 2023, le impulsen como candidato a gobernador. No, no es a la gente a quien sirve y para quien trabaja su gobierno, sino para sus patrones financistas. 

Otro de los engendros de Morena, el gobierno municipal de Metepec, fue deslegitimado contundentemente por la Guardia Nacional que, en voz de su coordinador estatal, Gonzalo Aguilar, ha declarado que el interés por instalar su cuartel en terrenos del parque pública “La Pilita” se ha diluido y se buscan otras opciones. La resistencia ciudadana al autoritarismo ha vencido. Duro revés a la patética arrogancia de la derechista Gabriela Gamboa, quien ha logrado unir a todos… ¡pero en su contra! 

Desde hace casi una década el hombre fuerte en Lerma ha sido el hoy secretario de Desarrollo Social, Erick Sevilla, quien ha logrado que su partido, el PRI, continúe controlando políticamente la zona. Lamentablemente su muchacho, Jaime Cervantes, quizá obnubilado por su reelección, ha echado todo por la borda enviando al ultimo lugar al tricolor en las preferencias electorales de cara al 2021. Si ya el escenario es complicado, se pondría peor si resultan ciertos los comentarios de que Erick impulsa a su señora esposa para que sea candidata a la presidencia municipal. Veremos.

La relación entre los secretarios de Finanzas y de Educación no es propiamente la mejor posible entre compañeros de trabajo. No solo no se quieren, se repelen. Quienes están cerca del gabinete, hablan de cómo Alejandro Fernández ha colocado a gente de su confianza en posiciones clave de la oficina de Rodrigo Jarque. El gobernador sabe de lo que pasa y no está nada contento.    

  • Estamos hablando de