Sultepec: silencio entre narcos

Comparte

Este municipio mexiquense cuenta con sólo 30 elementos de seguridad para atender a 59 comunidades

Featured Video Play Icon
Comparte

Aunque en Sultepec, municipio del sur del Estado de México, pasan muchas cosas, las autoridades dicen que no ha pasado nada; en susurros la gente comunica lo que sabe: dos grupos delincuenciales se pelean la plaza: La Familia Michoacana, asentada en la región, y el Cártel Jalisco Nueva Generación, nuevo grupo criminal con expansión cuasiempresarial.

Aun cuando las autoridades admitieran la presencia, la seguridad municipal no podría hacer frente a estos grupos, tiene sólo 30 elementos de seguridad –no todos armados– para 59 comunidades, asimismo, existe la duda de que algunos pudieran estar de acuerdo con los comandantes o ex directores que, reconoció la secretaria de seguridad el 13 de noviembre, sostuvieron una reunión con integrantes de un grupo delictivo para llegar a diversos acuerdos.

El pasado 13 de noviembre, autoridades del Estado de México revelaron que algunos comandantes y exdirectores de seguridad pública de varios municipios mexiquenses sostuvieron una reunión con integrantes de un grupo delictivo para llegar a diversos acuerdos.

“Tuvimos conocimiento y, sobre todo, hago hincapié en el caso particular del área de inteligencia de la Secretaría, que habría existido en efecto una reunión con diferentes comisarios de algunos municipios, e incluso con algunos que no pasaron el control de confianza y que ya fueron separados de su cargo […] No tengo información precisa si fue con el Cártel de Jalisco Nueva Generación, pero sí que hubo alguna invitación…”: Maribel Cervantes Guerrero, Secretaria de Seguridad del Estado de México.

Sultepec es un municipio ubicado en la región de Tierra Caliente, colinda con los municipios de Amatepec, Tejupilco, Texcaltitlán, Almoloya de Alquisiras y Zacualpan, todos con noticias de presencia delincuencial, donde se han presentado enfrentamientos y ajustes de cuentas.

El pasado domingo dos jóvenes fueron asesinados en un Modelorama a escasos kilómetros del Palacio Municipal. Al día siguiente, la noticia se propagó con un ingrediente adicional: en grupos de WhatsApp y Facebook, se difundió la versión de que grupos armados habían entrado a la cabecera. Se habló, incluso, de la muerte de un niño. Padres de familia, literalmente, corrieron a sacar a sus hijos se las escuelas.

En el lugar murieron dos jóvenes, de 17 y 31 años. Versiones extraoficiales señalan que iban por uno de ellos, el otro, David, solo iba por una cerveza cuando una bala terminó con su vida. “Pasaron por una cerveza y cayeron en ese momento” afirmó Raúl, un empleado de un estacionamiento.

Este lunes, el ayuntamiento, encabezado por Miguel Ángel Hernández Tinoco anunció un (operativo conjunto) en colaboración con el gobierno estatal. Las clases continuaron con normalidad aunque la asistencia, de acuerdo con vecinos y padres de familia disminuyó considerablemente. Dos o tres patrullas estatales, dos patrullas municipales resguardando el lugar del crimen y dos camionetas con militares cuidaban a la población.

La actividad comercial también se vio afectada. No todos los comercios de centro abrieron. El mercado lució vacío y las ventas han disminuido. El encargado de una tienda afirmó que la venta había bajado: “desde la corredera de ayer”, refiriéndose al pánico que obligó a los padres de familia a ir por sus hijos a la escuela.

Las autoridades no quieren confirmar nada, pero la mañana del miércoles dos cuerpos más aparecieron. Uno en la comunidad de Santa Cruz Texcalapan y el otro en la desviación a Santo Tomás de Las Flores.

A lo anterior se suman denuncias y videos publicados en redes con imágenes de camionetas rotuladas “FM” (Familia Michoacana) que transportan hombres armados y que transitan por el centro de sitios cercanos como Texcaltitlán; en esta zona la tensión está justificada, la existencia y presencia de grupos criminales es inocultable, aunque se hagan esfuerzos por negarlo.