Estudiará Derechos Humanos recomendación sobre caso Ayotzinapa

Comparte

Rosario Piedra Ibarra presentó su informe de actividades 2019 anote diputados y senadores de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.

Comparte

La presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra, informó que se estudiará y valorarán los alcances de la recomendación sobre el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, Guerreo.

Al presentar su informe de actividades 2019 ante diputados y senadores de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, expuso que respecto a la recomendación 15VG/2018, formulada por la CNDH durante la gestión de Luis Raúl González Pérez, los puntos recomendatorios actualmente no se pueden calificar.

“Hoy su estado o nivel de cumplimiento, como el resto de las recomendaciones, porque la Oficina Especial del Caso Iguala determinó una forma diferente de clasificarlo, distinta a los supuestos que establece el reglamento interno de la CNDH, lo que de entrada llama la atención”, indicó.

“Así que tendremos que estudiarla, valorarla en sus alcances en conjunto con los familiares de los desaparecidos, para encontrar las mejores maneras de avanzar en apoyo a sus demandas”, señaló la ombudsperson.

De acuerdo con Piedra Ibarra, de manera adicional, como parte de las necesarias actividades de la supervisión de los derechos humanos en el país y con la finalidad de incidir adecuadamente en las políticas púbicas en materia de derechos humanos, en su gestión se fortalecerán los instrumentos idóneos para las recomendaciones generales y los informes especiales.

Informó a los legisladores que sobre el mandato constitucional de protección, abatimiento del rezago y emisión de recomendaciones, como prioridad y con el objeto de asegurar la eficacia de la comisión en su atención a las víctimas, se revisan los expedientes rezagados para atenderlos y darles curso inmediato.

Pero también las quejas existentes susceptibles de una recomendación, facilitando el acceso a las víctimas a las investigaciones, pues señaló que existe una inadecuada o insuficiente investigación de los casos que se tendrán que revertir.

“Esta situación sostenida institucionalmente por años se ha manifestado en una baja emisión de recomendaciones mucho menor al número de violaciones denunciadas y existentes, lo que ha tenido por resultado la falta de criterios públicos y transparentes de calificación en la integración y conclusión de expedientes de queja que permitan su desechamiento y remisión de manera discrecional, a veces incluso su subcalificación en caso de violaciones graves”, agregó.

A su parecer, las personas, además de haber sido víctimas de violaciones de derechos humanos, no deberían de tener que haber enfrentado a posteriores obstáculos en la investigación de esas violaciones en la propia CNDH, lo que, aseguró, se corregirá.

Informó que se hará la revisión y el ajuste al procedimiento de quejas, pues actualmente las quejas tardan entre tres y cinco días en ser turnadas a las visitadurías generales, lo que se debe a que no existe un criterio establecido para calificar una queja como urgente, pues depende del servidor público que la recibe o bien porque así lo manifiesta el quejoso, lo que ocasiona que no se atiendan con prontitud aquellos que sí lo ameritan.

En esta restructuración que tendrá el organismo nacional, se darán todas las formas de acercamiento de la CNDH con las víctimas, además de contar con mecanismos más expeditos de acercamiento y acompañamiento, se crearán módulos itinerantes en todo el país para trabajar por la plena accesibilidad.

“Necesitamos fortalecer, sobre todo, los mecanismos de atención de las mujeres, de los periodistas y defensores de derechos humanos, de los migrantes y de los pueblos y comunidades indígenas”, enfatizó.

“Necesitamos ir más allá del trabajo del gabinete y estar presentes donde la gente necesita que la defiendan y la cuiden. Lo haremos con un espíritu de empatía y solidaridad genuinas, porque entendemos lo que es ser víctima, no solo de las violaciones, sino también de quienes se suponía eran nuestros defensores frente a estas violaciones”, resaltó.

Con relación a grupos de atención prioritaria y temas específicos, se revisarán y fortalecerán los programas especiales dentro de la CNDH, como el agravio a periodistas y defensores civiles, así como Asuntos de la mujer y de igualdad entre mujeres y hombres y asuntos de la niñez y la familia.

También Asuntos de atención a migrantes, a víctimas del delito, a la discapacidad, personas desaparecidas, así como pueblos y comunidades indígenas.

En especial atención precisa el programa de asuntos de la mujer y de igualdad entre mujeres y hombres, adscrito actualmente a la Cuarta Visitaduría General, ya que en ese programa es donde existe una responsable de dar seguimiento y participar en el mecanismo de alerta de violencia de género, detalló.

“Adicional a lo anterior, se crearán mecanismos de coordinación entre los programas especiales y visitadurías generales, a partir de las metodologías de trabajo interdisciplinario para garantizar que la atención en las visitadurías de los asuntos que requieren de la participación de los programas especiales, cuenten con la riqueza de enfoques necesarios”, abundó Piedra Ibarra.

“Y para tal efecto, es posible crear un mecanismo con personal de cada una de las visitadurías para la atención de quejas, que por su complejidad precisan la articulación de diversas instancias de la CNDH”, concluyó.