Se Dice Que…

Comparte

El meollo está en que sus niveles de aceptación están en apenas 7 por ciento, el peor lugar en su historia. Terrible para los tricolores.

Comparte

José Antonio Monroy Mañón, Pepe Monroy, como es popularmente reconocido, el joven empresario y político toluqueño intentará el próximo año, por segunda ocasión consecutiva, convertirse en diputado local. Miembro de una de las familias mexiquenses más ricas y poderosas, poseedora del exitoso Grupo Tablex clasificado dentro de las 500 empresas más grandes de México, irá como candidato del Partido Verde por el distrito 36 de Toluca, es un hecho. 

*

Rafael Osornio Sánchez, ex delegado del CISEN, extesorero en la campaña de Arturo Montiel y administrador de la abundancia ya en la gubernatura, va por el control político de la región norte del Estado de México que hoy controlan los diputados priistas Miguel Sámano y Ricardo Aguilar. Osornio conoce al dedillo los intríngulis de la política local en la que ha estado metido los últimos 30 años, decidió renunciar PRI porque entendió que allí no tenía futuro frente a los liderazgos dominantes de Sámano y Castillo. Abrirá en la próxima contienda un buen boquete al PRI, no hay duda. Ya está amarrado también con el Verde y buscará una diputación.

*

Adolfo Solís Gómez, otro ex priísta también convertido en Verde, intentará regresar a la presidencia municipal en las elecciones del 2021. Él y su familia han controlado políticamente Almoloya de Juárez durante décadas y, por lo que se ve, no piensan soltarlo. Está gastando mucho dinero en movilización y estructura, es ostensible la inyección de recursos, todos lo comentan en el pueblo que hoy gobierna MORENA. En su caso hay una salvedad, no puede considerársele todavía como seguro ganador de la candidatura, bueno al menos eso es lo que el propio Pepe Couttolenc sostiene en público y en privado.

*

El problema no es que al PRI solo le queden poco más de 420 mil militantes, porque aún así, en decadencia, tendría más afiliados en el Estado de México que cualquiera otros de los partidos importantes, más que MORENA y más que PAN. Pero el asunto delicado no es ese realmente, el meollo está en que sus niveles de aceptación están en apenas 7 por ciento, el peor lugar en su historia. Terrible para los tricolores. 

*

Todos los partidos dispuestos a pactar alianzas electorales el próximo año, pero no confesables. Ningún partido tiene posibilidad de ganar todo, se acabó el “carro completo”, por eso donde sean uno negociaran con el dos a cambio de dar su apoyo donde el dos sea uno. Esa será la tónica y habrá acuerdos entre PRI-PAN, MORENA-PRI, PAN-Verde, Verde-PRI y hasta MORENA-PAN, aunque en público lo nieguen. Así son los acuerdos en política, como las salchichas, nadie sabe de que están hechas pero a todos les gustan.