Covid afuera, violencia adentro: la cuarentena para las mujeres maltratadas

Comparte

¿Qué hace una mujer que vive 24 horas con una persona agresiva?

Comparte

Para una mujer violentada, quien descansa mientras su pareja sale al trabajo, el encierro por la cuarentena ante el COVID-19 se traduce en 24 horas de vigilancia, cuestionamientos y agresiones, la emergencia sanitaria más que salvarla, la pone en riesgo.

Para el Instituto Nacional de las Mujeres, permanecer en confinamiento en los hogares puede agravar la situación de violencia de pareja y aumentar el riesgo de violencia sexual para niñas y jóvenes.

En 2019, en todo el país, 274 mil 487 mujeres hicieron una llamada telefónica para denunciar violencia de pareja, esto es: 752 mujeres diariamente usaron el 911 para informar de una “agresión infligida por la pareja”, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Si bien este registro no contabiliza denuncias legales, sí engloba la percepción de mujeres que recibieron maltrato sexual, físico o emocional por parte de su pareja.

El Instituto Nacional de Mujeres, a través de un comunicado emitido el 18 de marzo, hizo un llamado a reconocer que la cuarentena por COVID-19 “tiene impactos diferenciados para las mujeres y las niñas que pueden incidir en mayores índices de violencia”.

Lo ONU, incluso, ha expresado su preocupación por el aumento de casos de violencia que se han registrado ya en países en cuarentena: China, Francia, Corea e Italia; según una publicación de CNN, María-Noel Vaeza, directora regional para las Américas y el Caribe de la entidad, consideró que “el hecho de que el hombre no tenga acceso a fuentes de trabajo, [hará que] tenga mayores frustraciones por el hecho de no poder proveer para su familia y carezca de distracciones como el deporte, va a aumentar la violencia doméstica”.

En un panorama mundial, la violencia situacional contra las mujeres pone una alerta en México, un país en el que -de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) 2016- del total de mujeres casadas o unidas, 40% ha sufrido uno o varios tipos de violencia conyugal a lo largo de su vida.
En el Estado de México, en enero de 2020, 162 llamadas se realizaron para reportar casos de violencia de pareja.

El entorno social y económico son, asimismo, factores que pueden disparar los casos que se contabilizan con un subregistro de casos de violencia en zonas urbano rurales, donde existe una pobreza extrema de 865,748 personas entre 2016-2018 – según datos del Coneval- asociada a conductas con mayor proclividad a la agresión contra las mujeres.

La violencia de pareja es estructural, situaciones cómo la cuarentena podrían agudizarla, se requerirían acciones más contundentes para erradicarla en caso, o no, de confinamiento obligado.