Salud mental, vital ante pandemia por COVID-19

Comparte

La Organización Panamericana de la Salud da recomendaciones para cuidar la salud mental durante esta emergencia

Comparte

La pandemia de COVID-19 ha traído consigo también algunos padecimientos mentales, como el estrés o la ansiedad, en pacientes que están en tratamiento para COVID-19, en trabajadores de la salud y en la población expuesta a información relacionada con esta enfermedad. Para procurar el bienestar mental de las personas durante esta emergencia de salud pública, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) elaboraron una serie de consideraciones que te compartimos a continuación.

Población en general

1.     Demuestra empatía hacia todas las personas afectadas y recuerda que cada persona puede contribuir a reducir a nivel individual, familiar, comunitario y social los riesgos de contagiarse.

2.     Opta por el uso de la forma “personas que están en tratamiento para COVID-19”, “personas que tienen COVID-19”, “persona que se están recuperando de COVID-19, para no definir la identidad de una persona en función de una enfermedad.

3.     Minimiza el tiempo que dedicas a leer o escuchar noticias que te causen ansiedad o angustia.

4.     Dedica un número específico de horas para informarte en fuentes confiables acerca del comportamiento del coronavirus en tu región, esto puede ayudarte a minimizar el estrés.

5.     Cuídate a ti mismo y, dentro de tus posibilidades, apoya a las demás personas.

Trabajadores de salud

1.     Atiende tu salud mental y tu bienestar psicosocial. Mantenerlos en buen estado en esta emergencia es tan importante como cuidar tu salud física.

2.     Realiza pausas durante tu jornada laboral o entre turnos; aliméntate de forma saludable y racional; ejercítate y procura el contacto con tu familia y personas queridas.

3.     Trata de evitar el consumo de sustancias como tabaco, alcohol u otras drogas.

4.     Infórmate acerca de cómo brindar apoyo a personas afectadas por el COVID-19 y cómo vincularlas con los recursos disponibles, sobre todo en el caso de quienes requieran apoyo psicosocial y de salud mental.

Para quienes tienen niños bajo su cuidado

1.     Ayuda a los menores a encontrar maneras positivas de expresar sus sentimientos, como el temor y la tristeza, mediante la participación en actividades creativas como el juego. Recuerda que los niños se sienten aliviados si pueden expresar y comunicar sus sentimientos en un entorno seguro y de apoyo.

2.     Conserva las rutinas familiares en la vida cotidiana tanto como sea posible y, durante la Jornada de Sana Distancia, crea nuevas.

3.     Mantén la calma. Los niños observan los comportamientos y emociones de los adultos para buscar señales que les indiquen cómo manejar sus propias emociones en los momentos difíciles.

Para adultos mayores, cuidadores y personas con trastornos de salud subyacentes

1.     Si usted es adulto mayor, tenga a la mano datos referentes a dónde y cómo obtener ayuda práctica si la necesita. Asegúrese de tener al menos dos semanas de toda la medicación regular que pueda requerir durante la Jornada de Sana Distancia.

2.     Mantenga sus rutinas y horarios habituales. Contacte a sus seres queridos vía telefónica o a través de redes sociales.

3.     Si cuidas a algún adulto mayor (en especial si es alguien con deterioro cognitivo o demencia), dale apoyo práctico y emocional. Si puedes, auxíliate de un profesional de la salud mental.

4.     Bríndales datos sencillos para que puedan comprender lo que sucede y proporcionales información sobre la manera de reducir riesgos de infección, repítela cada que sea necesario.

Personas en aislamiento o cuarentena

1.     Si las autoridades de salud te han recomendado limitar tu contacto físico-social para controlar el brote, haz uso de tus redes sociales, teléfono, correo electrónico.

2.     En los periodos de estrés, presta atención a tus necesidades y sentimientos. Si las condiciones lo permiten, habla con un experto en salud mental.