¿Por qué la gente desacata las medidas de protección ante el covid?

Comparte

Los disturbios en los que ha derivado los intentos de sanitización se deben a que el 26% de la población confía en las autoridades

Featured Video Play Icon
Comparte

La quema de patrullas, el oponerse a la sanitización de espacios públicos, la realización de desfiles religiosos durante los días con más contagios de covid-19 son los efectos de la poca fiabilidad, social y económica que la ciudadanía tiene hacia las autoridades que la representan, de ahí que se amplifiquen durante esta emergencia sanitaria por SARS-CoV-2.

Aunado a la falta de confianza en las autoridades se encuentra el hecho de que solo el 30% de la población puede hacer frente a esta pandemia sin necesidad de tener que salir a las calles a exponerse


En entrevista, el Maestro Miguel Ángel Bedoya Santos, catedrático de la Facultad de Administración y Contaduría de la UAEMex, explicó que estos actos de desobediencia civil, como el paseo en Santa Ana Tlapaltitlán o el rechazo de los habitantes de Almoloya de Juárez a los trabajos de sanitización, por temor a ser envenenados, tienen dos fundamentos: uno de carácter sociológico y otro económico.

Te puede interesar: Pobladores de Otzolotepec destrozan patrulla; impiden sanitización

Respecto al ámbito sociológico, Bedoya Satos explicó que la ciudadanía no sigue las recomendaciones sanitarias de las autoridades porque no cree ellas. Esta condición, a lo largo del tiempo, “ha venido afectando la manera en que nos dan las indicaciones o nos proponen ciertas políticas o restricciones y no las tomamos en cuenta”.

Aunado a la falta de confianza en las autoridades se encuentra el hecho de que solo el 30% de la población puede hacer frente a esta pandemia sin necesidad de tener que salir a las calles a exponerse, dijo el académico de la Uaemex. Para el 70% restante resulta indispensable salir, “aunque sepan que pueda llegar a existir un virus o un riesgo latente que pueda llegar a afectar su salud”.

Lee: Pobreza en el Edomex

El catedrático señaló que aunque las conferencias matutinas y la de actualización de covid-19 han generado cierta conciencia en la población, la iniciativa privada, a través de la publicidad, es la que más cercanía ha provocado debido a que las personas sienten más familiaridad hacia las marcas que hacia los gobiernos, pues aquellas son más cotidianas “y [sus mensajes de protección y cuidado] no se ven como una imposición del gobierno”. 

Pese a que solo el 26% de los mexicanos expresa su confianza en el gobierno, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Banco de Desarrollo, Bedoya Santos hizo un llamado a confiar un poco en las instituciones, “tenemos que confiar al menos en estos días […] y estar al pendiente de cómo podemos aplanar esa curva”