La justicia tampoco llega para Pamela, joven asesinada en Temoaya

Comparte

Han pasado casi dos meses de su muerte y todavía no hay rastros para dar con sus agresores. Pamela es una de las 47 mujeres que han sido víctimas de feminicidio en el Estado de México

Comparte

A casi dos meses del homicidio de Pamela, una joven de 16 años de edad que fue asesinada al interior de su domicilio en el municipio de Temoaya, su recamara aún continúa acordonada con cinta roja para impedir el paso a todo aquel que no sea perito de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México.

A unos metros de su casa, el local donde vendía frituras, dulces, refrescos y donde fue localizada al interior de un tambo con agua, también permanece acordonado con cinta amarilla.

Sus asesinos están libres y su madre Eleocadia Matilde Bermúdez le llora, mientras recuerda las últimas palabras que Pamela le dijo aquel nueve de mayo, día en la que “alguien” decidido quitarle la vida.

“Esa mañana cuando la dejé ella traía dos colitas, una chamarra vino, un pantalón de mezclilla y sus tenis rojos, incluso cuando voy a la casa siento que ella está ahí. Así la voy a recordar siempre”.

Eleocadia continúa: “el día nueve de mayo yo salgo a las 9:30 y pues a ella la matan a las 12 del día. Cuando yo me entere fue muy fuerte, de hecho hasta ahora no me he repuesto, yo lo único que alcancé a ver es su pie de la niña blanco, blanco su tenis estaba tirado abajo del agua. No lo olvido”.


Una cartulina verde, con la leyenda “Justicia para Pamela”, le recuerda a su madre que no va a permitir que el caso de su hija quede impune


La señora Eleocadia se aferra a las fotos de Pame, es el único recuerdo que queda vivo.

“Cada que yo veo las fotos de Pame me pongo a llorar, pero no les demuestro a los demás mi dolor, me hago la fuerte…”


“Cada que yo veo las fotos de Pame me pongo a llorar, pero no les demuestro a los demás mi dolor, me hago la fuerte. Yo sé que nadie me va a devolver a Pame, pero también no voy a dejar que esos malditos se salgan con la suya. La recuerdo cuando corría abrazarme cuando llegaba del trabajo, era eso todos los días: Pame me abrazaba, me llenaba de besos”.

Afuera de su casa un moño blanco enmarca el luto que lleva la familia y una cartulina verde, con la leyenda “Justicia para Pamela”, le recuerda a su madre que no va a permitir que el caso de su hija quede impune.

 Al interior de su domicilio en el municipio de Temoaya, su recamara aún continúa acordonada con cinta roja


“Tienen que aparecer los culpables, no sé si fue hombre o mujer pero tienen que aparecer. Yo no voy a dejar que quien le haya quitado la vida a mi pequeña quede sin castigo, estoy luchando para eso, muy pronto lo vamos a saber”. Los avances en la investigación del homicidio van lentos, si bien hay algunos rastros que pudieran dar con el o los responsables, aún no hay nombres o rostros.

De enero a mayo de este año, se han registrado 47 feminicidios en el Estado de México, de los cuales aproximadamente 33 era mujeres mayores de edad, 11 menores de edad y tres no especificados, de acuerdo con el Informe sobre violencia contra las mujeres del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Los municipios mexiquenses con mayor número de presuntos delitos de feminicidios son: La Paz, Naucalpan de Juárez, Nezahualcóyotl, Tecámac, Teoloyucan, Valle de Chalco y Zumpango.

En los primeros cinco meses del 2020, febrero fue el que registró mayor número de casos de feminicidios con 14, seguido de marzo con 12 y mayo con 11.