Morena podría aplazar elecciones internas

Comparte

Está contemplado que las asambleas morenistas se realicen el 25 de julio y las elecciones el nueve de agosto

Comparte

En los próximos días, el Comité Ejecutivo Nacional de Morena podría modificar las fechas de sus congresos distritales y de sus asambleas para renovar sus dirigencias estatales y nacional, al menos en las entidades donde el semáforo continúa en rojo, esto a causa de la pandemia provocada por el covid-19.

La Secretaría de Salud federal respondió a una consulta hecha por ese partido que los eventos públicos –como los congresos y asambleas– deben ajustarse al semáforo epidemiológico establecido por las autoridades. Debido a esto es prácticamente un hecho que varias entidades están obligadas a hacer ajustes, entre ellas el Estado de México.

De acuerdo con el documento, el 25 de julio se realizarían las asambleas distritales en la entidad y está previsto que el nueve de agosto se realice la elección


Además de la entidad mexiquense, Baja California, Coahuila, Guanajuato, Nayarit, Nuevo León, Sinaloa, Sonora y Tamaulipas también siguen en rojo y para realizar esos eventos masivos tendrían que llegar a verde a finales de julio para los congresos y los consejos –cuya realización se prevé para agosto.

A pesar de que en la entidad el semáforo epidemiológico continúa en rojo, no se han movido los acuerdos, pero varios morenistas consideran que es necesario hacerlo porque en un mes el semáforo no llegará a color verde.

De acuerdo con el documento, el 25 de julio se realizarían las asambleas distritales en la entidad y está previsto que el nueve de agosto se realice la elección, tras casi dos años sin dirigencia, aunque el Estado de México es uno de los estados con más militantes y triunfos electorales en el país y uno de los principales bastiones morenistas, junto con la Ciudad de México.

Sin embargo, dadas las condiciones sanitarias actuales es difícil que ambos eventos se lleven a cabo, debido a la necesidad de que en un mismo espacio se concentren todos los participantes.

Para sustentar los cambios que se podrían dar en los siguientes días, el CEN de Morena hizo pública la respuesta de la Secretaría de Salud a la militancia y ciudadanía en general, ante la intención de continuar con el proceso interno de renovación de los órganos de dirección y conducción.

Sobre la pertinencia de realizar 300 asambleas distritales en todo el país, esa dependencia indicó que es necesario tomar en cuenta el estado de emergencia que se vive en cada entidad, antes de hacer tales congregaciones y romper la sana distancia.

En las asambleas se estima que acudirían entre 500 y 4 mil personas; en los 32 congresos estatales una asistencia aproximada de 50 a 500 personas y el Congreso Nacional Ordinario aglutinaría a entre mil 500 y 3 mil asistentes, en los meses de julio y agosto.


Morena deberá considerar si es posible realizarlas antes del arranque del proceso electoral federal, que inicia la primera semana de septiembre


Estas acciones quedarían enmarcadas dentro del semáforo verde por el número de asistentes, el tiempo que permanecerían reunidos y la necesidad de llevarlo a cabo en espacios cerrados.

“Por tanto, para realizar los eventos que se mencionan en la consulta deberá sujetarse a las actividades permitidas conforme al semáforo y las que en su caso le permita la autoridad competente”, señala el documento de respuesta.

En el caso mexiquense las actividades sin límite de aforo serían hasta el semáforo verde, y por ahora se han permitido actividades económicas con un aforo máximo del 30%, pero continúa el nivel de riesgo máximo.

Si se toma la decisión de aplazar las fechas, algo que parece inevitable, Morena deberá considerar si es posible realizarlas antes del arranque del proceso electoral federal, que inicia la primera semana de septiembre, pero dentro de ese partido hay voces que señalan la imposibilidad de hacerlo y otras que consideran que sí es posible.

En la entidad los morenistas han subsistido sin dirigente desde septiembre del 2018, cuando Horacio Duarte Olivares asumió la diputación federal y posteriormente un cargo en el gobierno federal.