El Dalí, en espera del semáforo verde

Comparte

En este sitio cierto sector de Toluca tiene una historia; sin embargo, ahora está en pausa, la pandemia obligó al cierre

Featured Video Play Icon
Comparte

Producción e imagen: Victor Castillo

El Dalí es uno de los lugares donde todo personaje de un cierto sector de la población de Toluca tiene una historia; comenzó hace 25 años: un sitio para desayunar, beber un café, conversar; con el tiempo se fue convirtiendo en el sitio donde las reuniones eran más tarde, de noche, muy noche; ahora las tertulias están en pausa, la pandemia obligó al cierre.

Pepe espera el semáforo verde para abrir, considera que de no hacerlo perdería todo el esfuerzo que ha hecho hasta la actualidad


Entre las historias del Dalí se escribe una más: la de Pepe –el propietario– y su búsqueda por sobrevivir a la disposición oficial de cerrar los negocios para salvaguardar la salud de los visitantes.

En un primer momento el servicio fue a domicilio, pero luego comenzó a escasear el insumo, entonces ya no hubo muchas alternativas de venta, así, el dueño tuvo que hacer caretas, tamales, buscar la manera de sobrevivir.

Aunque al Dalí ya no van los de antes “ahora vienen sus hijos”, dice Pepe quien también identifica a miembros de la comunidad cultural que visitaban el sitio, por ejemplo el poeta Raúl Cáceres o el artista plástico Dimayuga; políticos que antes no lo eran. Antes de la pandemia era un sitio con mucho movimiento.

Al final, este café es un negocio que permite a los propietarios vivir de él aunque en estos últimos tres meses de cierre eso se hay vuelto imposible


Al final, este café es un negocio que permite a los propietarios vivir de él aunque en estos últimos tres meses de cierre eso se hay vuelto imposible. Si bien la transición y el establecimiento del semáforo naranja permitirían abrir parcialmente el lugar, esto no se ha hecho porque hacerlo al 30%, como lo indican las normas publicadas en la Gaceta de Gobierno del 3 de julio, no podrían juntarse los gastos fijos que de por sí han debido interrumpirse como es el caso del pago de renta.

Pepe espera el semáforo verde para abrir, considera que de no hacerlo perdería todo el esfuerzo que ha hecho hasta la actualidad, piensa que cuidarse es la opción para avanzar más rápido, para reducir los contagios.

No se sabe cuando llegue el semáforo verde, depende de varias aspectos y la responsabilidad ciudadana es uno de ellos, lo único seguro es que si la fecha de apertura total no llega pronto, el Dalí será un negocio de los muchos que han cerrado ya.