Alma Karina golpeada por su madre y por su ex pareja

Comparte

Actualmente, en el Estado de México existen 10 mil carpetas de investigación por violencia familiar y 97 por feminicidio

Comparte

“A los 16 años me embaracé y mi mamá decidió que lo más correcto era casarme. Desde ese día he recibido por parte del papá de mi bebe maltratos físicos y psicológicos”, son las palabras de una madre de 22 años de edad, que desde los 16 ha sido víctima de violencia de género. Se llama Alma Karina Galvis Carrillo quien, después de tantos golpes e insultos, decidió romper el silencio.

“Yo siempre quise separarme, pero lamentablemente nunca conté con el apoyo de mi mamá, ella siempre decía que las mujeres tenían que aguantar para que los hijos tengan una familia”.

En marzo de este año, Alma Karina ya no soportó seguir con una vida llena de violencia al lado de quien hasta ese momento era su esposo y por eso inició el trámite de divorcio. Pensó que con esa decisión todo cambiaría, pero las agresiones incrementaron.

El viernes 13 de marzo fue cuando todo esto comenzó: el que era mi esposo se llevó a mi niño para convivir con él ese día y el sábado y el domingo, como cotidianamente lo hacía. Sin embargo, decidió que ya no tenía derechos sobre mi hijo, me mandó video de mi bebé llorando”.

A raíz de esto, ella puso una denuncia ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) por el delito de sustracción de hijo bajo la carpeta de investigación TOL/FVG/VGT/107/078028/20/03; pero, como suele pasar en algunos casos, su problema no pareció importarle a la autoridad: su situación y las investigaciones pararon.


El 21 de marzo mi mamá me mandó un video de mi hijo diciéndome que lo tenía ella, que estaba con mi ex pareja en Michoacán y que si tenía mucho valor que me acercara al lugar donde vive toda la familia de mi mamá para recoger a mi bebé, pero yo sabía que esto sería como un suicidio”.

Seis días después, recibió de nueva cuenta una llamada en la que le decían que le entregaría a su hijo. Acudió al punto acordado, en la colonia Salvador Sánchez Colín, donde sus propios familiares liderados por su ex pareja la secuestraron.

“Enfrente había una camioneta gris, el conductor era mi ex pareja en ese momento. Solo le dije que me entregara a mi bebe, él me jalo y me respondió que no me iba a entregar nada y que me iría con él. En varias camionetas venían 15 personas, el me quería subir a la fuerza, comencé a gritar los vecinos se percataron y salieron con escobas, palos para ayudarme, sin embargo fue imposible”.

Días después logró escapar y regresó con su hijo a Toluca. De inmediato denunció la privación ilegal de la libertad, esta vez su caso quedó asentado en la carpeta TOL/FVG/VGT/107/083181/20/03, pero tampoco tuvo avance.

“Pensé que una vez rescatada todo habría acabado, que habían entendido tanto mi mamá como mi ex pareja. Ahora me encuentro en un juicio por la custodia definitiva de mi bebé, pero a cada juicio o reunión a la que acudo mi ex pareja le hace saber a mi mamá y ella me golpea, me agrede. Ella siempre quiso que estuviera casada con mi ex pareja por intereses económicos”.

Los días pasan y Alma Karina sigue viviendo el infierno que le hacen pasar el padre de su hijo y su propia madre, para quien aguantar golpes e insultos son muestra de amor por parte del marido.


“La situación para la mujer en México es muy complicada debido a la delincuencia y a la violencia de género. Para mí es el doble porque aparte de cuidarme de todo eso, me tengo que cuidar de mi familia y por supuesto me da mucho miedo de mi hijo”.

Actualmente, en el Estado de México existen 10 mil carpetas de investigación por violencia familiar y 97 por feminicidio, delito que en muchos casos inicia de esta manera con agresiones e insultos por parte de las parejas, esposos o amigos de la víctimas.