Skip to content Skip to footer

Alerta en Reino Unido por contaminación

Autoridades británicas emitieron hoy una alerta sanitaria en Inglaterra y Gales por los altos niveles de contaminación del aire, que alcanzaron niveles sin precedentes en las últimas 24 horas.

La alerta fue emitida por el Departamento de Alimentación, Agricultura y Asuntos Rurales (DEFRA, por sus siglas en ingles), luego de que la contaminación del aire en el sureste de Inglaterra alcanzó el nivel 8 de la escala británica de medición, que va de uno a 10 puntos.

Los niveles se determinan por la concentración de los cinco contaminantes en el aire más dañinos para el ser humano, ozono, dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2) y otros dos tipos de partículas contaminantes.

Conforme a la medida, las personas que viven el las zonas afectadas de Inglaterra y Gales deben evitar cualquier actividad física al aire libre, principalmente los adultos mayores, niños y quienes padezcan de alguna enfermedad pulmonar o cardiaca, según reporte de la BBC de Londres.

Los altos niveles de contaminación que se registran podría causar que personas sanas experimenten síntomas leves como dolor de garganta, irritación de los ojos o tos, principalmente en las localidades, donde se reporta una escala “muy alta”, como Londres, Midlands y Yorkshire.

El doctor Keith Prowse, asesor honorario de la Fundación Británica del Pulmón, advirtió que niveles de contaminación más altos podrían tener un "impacto significativo" en las personas con enfermedades respiratorias.

"Las personas que usan un inhalador de alivio deben asegurarse de que lo llevan con ellos. Si ellos sienten que sus condiciones empeoran, entonces deberían ponerse en contacto de inmediato con sus médicos", destacó el especialista.

Boicot Kay, presidente ejecutivo de Asociación de Asma del Reino Unido, dijo por su parte que la contaminación hará que empeore la condición de al menos dos tercios de las personas con ese mal y que estarán en “un mayor riesgo de un ataque".

En febrero, la Comisión Europea (CE) inició un procedimiento judicial contra el Reino Unido por su falta de medidas efectivas que contribuyan a reducir los niveles de contaminación atmosférica causadas por NO2, principalmente en Londres.