Skip to content Skip to footer

Asalto a esta casa editorial

Tres sujetos armados ingresaron a las instalaciones y en tres minutos se llevaron equipos de cómputo, dinero y celulares.

La inseguridad es una constante en el Valle de Toluca. Ahora le tocó a esta casa editorial, ubicada en la colonia Santa Clara de la capital mexiquense, ser víctima de la delincuencia.  Tres sujetos armados ingresaron a las instalaciones y en tres minutos se llevaron equipos de cómputo, dinero y celulares, entre objetos materiales.

Alrededor de las 13:20 horas de este miércoles, un individuo sorprendió al vigilante de esta casa editora. Con el argumento de entregar una información aprovechó el momento para entrar a las instalaciones, pese a que el guardia intentó impedirlo. Luego de someterlo llamó a sus otros dos cómplices. Otro más esperaba en un taxi con placas A-158 JTG

Algunos compañeros al darse cuenta de que había un forcejeo con el vigilante intentaron ayudarlo, pero los delincuentes los regresaron al área de redacción en donde obligaron a todos los trabajadores que estaban en ese momento a tirarse al piso y, por supuesto, a no intentar verlos. Uno de ellos que se quiso incorporar, recibió una patada.

Los sujetos con pistolas en mano gritaban palabras altisonantes: “Ahora si se los va a llevar la…” “No se muevan…” y otras amenazas e insultos para amedrentar a quienes estaban en las oficinas. Tirados en el piso se escuchaba que jalaban y tiraban cosas.

Uno de ellos de pronto comenzó a gritar: “¡Charly, Charly! ¿Dónde estás?”. De acuerdo a los videos que fueron revisados posteriormente, pudo observarse que el tal Charly subió a revisar las oficinas y al no ver nada de valor regresó con sus cómplices para darse a la fuga.

Más tarde llegaron a las oficinas de AD Noticias elementos de Seguridad Pública municipal así como de la Fiscalía General de Justicia para iniciar las investigaciones mientras que paramédicos del Servicio de Urgencias del Estado de México, atendieron a dos trabajadoras que tuvieron crisis nerviosa.

Posteriormente, el personal que resultó más afectado por el robo acudió a la FGJEM a levantar el acta correspondiente.