Skip to content Skip to footer

Avanza caravana de miles de migrantes por México, rechazan apoyo de transporte

Los casi 5.000 migrantes ya han recorrido en total cerca de 80 kilómetros desde que partieron el pasado fin de semana desde la ciudad de Tapachula

La caravana de miles de migrantes centroamericanos y sudamericanos, que partió hace una semana desde el sureste de México con destino a Estados Unidos, siguió avanzando lentamente este sábado.

El contingente llegó anoche a la comunidad de Ulapa, en el municipio de Acapetahua, en el estado de Chiapas, fronterizo con Guatemala, tras recorrer a pie unos 15 kilómetros, y prevén partir otra vez en las próximas horas.

Los casi 5.000 migrantes ya han recorrido en total cerca de 80 kilómetros desde que partieron el pasado fin de semana desde la ciudad de Tapachula, también en Chiapas, y algunos, especialmente los niños, comienzan a resentir fiebre, deshidratación, dolores de cabeza, diarreas, esguinces y sarpullido.

La situación se ha complicado para los niños, quienes han resentido las altas temperaturas y las fuertes lluvias que han complicado la salud de las familias.

Algunas mujeres también han solicitado la atención de los paramédicos por enfermedades diversas como diabetes, presión arterial, enfermedades degenerativas, pero sobre todo deshidratación.

Muchos niños sufren diarrea, fiebre y dolor de cabeza, probablemente por beber agua no saneada y por la falta de alimentos. Pero los migrates prevén seguir su recorrido este mismo sábado con rumbo a la Ciudad de México y luego continuar hacia la frontera con Estados Unidos.

Rechazan transporte

El Instituto Nacional de Migración (INM) señaló en un comunicado que su ofrecimiento de llevar en autobús a los integrantes a la caravana migrante a sitios donde se les entregarían documentos para regularizar su estancia en el país fue rechazado por los líderes de la caminata, al tiempo que lamentó que la situación de las personas más vulnerables se use con fines “mediáticos”.

En un comunicado, el organismo señalo que para “salvaguardar la integridad física de menores de edad y mujeres embarazadas”, ofreció transportar a dichas personas en autobús “para que sean trasladadas a las entidades donde se les entregarán documentos migratorios para acreditar su estancia regular en México”.

No obstante, “la propuesta ha sido rechazada ante las autoridades migratorias y personal de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), de manera directa, por quienes se autonombran líderes de este contingente migrante, que partió de Tapachula, Chiapas, el pasado 23 de octubre”.

Tras las duras imágenes de la disolución de anteriores caravanas, esta vez el Gobierno mexicano anunció que actuaría con “prudencia” ante la nueva peregrinación, pero les avisó de que Estados Unidos no les permitirá entrar a su territorio.

La región vive una ola migratoria sin precedentes desde comienzos de año, con un flujo histórico de 147.000 indocumentados detectados en México de enero a agosto, el triple de 2020.

Además, las cifras de arrestos en la frontera de Estados Unidos con México alcanzaron en el pasado año fiscal cifras nunca vistas hasta ahora, con más 1,7 millones de inmigrantes detectados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

Con información de La Jornada y DW