Skip to content Skip to footer

Busca Guillermina Palma restaurar Pachamama Hortaliza, su único sustento ante diagnóstico de cáncer

El nombre del proyecto es Pachamama Hortaliza, en donde cultivan alimentos agroecológicos como jitomate cherry, saladet, kale, arúgula, apio y lechugas

María Guillermina Palma fue diagnosticada de cáncer de ovario en etapa avanzada, en 2019. Para ayudarse económicamente instaló un invernadero en Zinacantepec, pero este se derrumbó el pasado 24 de abril debido a las lluvias. Por ello, busca recaudar 300 mil pesos a través de la plataforma Donadora para reconstruirlo.

El nombre del proyecto es Pachamama Hortaliza, en donde cultivan alimentos agroecológicos como jitomate cherry, saladet, kale, arúgula, apio, lechugas, entre otros.

“Nosotros cultivamos de manera agroecológica. Tenemos unos borregos, nosotros de ahí hacemos nuestros fertilizantes, usamos lombriz; hacemos insecticidas, todos amigables con la naturaleza. Recaudamos el agua de lluvia con eso regábamos. Hacemos nuestros violes con la lama de los borremos, se procesa con melaza y con leche y es lo que aplicamos nosotros”, detalló.

Además del cultivo de vegetales, María Guillermina elabora salsas, catsup, pomodoro, mermeladas, escabeche y deshidratados libres de conservadores, aditivos y colorantes. Con ello, el invernadero se convirtió en su única fuente de recursos para solventar el pago de medicamentos, operaciones, estudios, quimioterapias y a sus dos hijos.

Reconstruir el invernadero

El pasado 24 de abril del 2022, su proyecto de vida resultó afectado por una tromba que ocasionó que se derribara el plástico, estructuras metálicas; lo que causó pérdida total.

“Desafortunadamente el 24 de abril que estábamos festejando el día del Señor de la Misericordia, entonces llovió muy fuerte. Luego me habló mi cuñada y yo pensé que seguro se voló el plástico. Y cuando llegamos, que tristeza, todo destrozado; pues realmente sí fue muy triste para nosotros, nunca nos había pasado lago así, pues sí sufrimos mucho, porque es nuestro sustento”, dijo.

Al no contar con dinero para reparar los daños de su única fuente de ingresos, María Guillermina solicitó ayuda a diversas instancias de gobierno, al ayuntamiento de Zinacantepec y a diputados locales; pero no obtuvo respuesta.

Ante esta situación, Guillermina y su familia pidieron un préstamo en el banco para rehabilitar el invernadero y comprar sus medicamentos que tienen un costo de 45 mil pesos. Además, compartió su historia en la plataforma Donadora, en donde ha recibido aportaciones que suman 24 mil pesos.

Para poder ayudar a Guillermina a través de la plataforma Donadora, desde 100 pesos a 6 mil pesos

Su historia con el cáncer

En 2019, Guillermina comenzó con malestares en el estómago, al inició le diagnosticaron colitis. Sin embargo, al pasar los meses, el malestar continuaba, por lo que decidió acudir nuevamente al médico. Por medio de estudios y biopsias le detectaron cáncer de ovario en etapa avanzada.

“En un ultrasonido se dieron cuenta que los dos ovarios ya se habían reventado y estaban segregando líquido; posteriormente me realizaron una biopsia para, efectivamente, comprobar”, expresó.

Por ello, le realizaron 6 quimioterapias. A la segunda aplicación vieron que su cuerpo estaba reaccionando favorablemente.

“Entonces para el 4 de mayo del 2020, me extirparon mi matriz, ovarios, una parte del estómago, corrimos con suerte porque no dañó otros órganos, la respuesta fue a tiempo y se pudo salvar. Al parecer ya estaba bien, pero los cánceres no te dan de alta, porque el puedes volver a recaer”.

Guillermina explica que ha tenido reincidencias, pero su invernadero, el medicamento cada 21 días y su  trabajo con la naturaleza la mantienen con buena salud.