Consuman designación en el PRI Nacional

Ciudad de México.- Lo expuesto por Hugo Díaz-Thomé fue un vaticinio de lo que acontecería en el PRI. A él, militante durante 40 años, ex asambleísta  y ex diputado federal, le hicieron nugatorio su derecho a participar en el proceso extraordinario, declarando “improcedente” su registro. A Enrique Ochoa Reza todo le fue avalado e, incluso, […]

Ciudad de México.- Lo expuesto por Hugo Díaz-Thomé fue un vaticinio de lo que acontecería en el PRI.

A él, militante durante 40 años, ex asambleísta  y ex diputado federal, le hicieron nugatorio su derecho a participar en el proceso extraordinario, declarando “improcedente” su registro.

A Enrique Ochoa Reza todo le fue avalado e, incluso, en el considerando 32, fracción XVII del dictamen de procedencia, se indica que “Documentos suscritos por los ciudadanos: César Camacho Quiroz, Ivonne Aracelly Ortega Pacheco, José Encarnación Alfaro Cázares y Joaquín Ernesto Hendricks Díaz, Expresidente, Exsecretaria General y Exsecretario de Organización del Comité Ejecutivo Nacional, respectivamente; mediante el cual le reconocen su categoría de dirigente partidista con el que documenta el requisito de la fracción X del artículo 156 de los Estatutos, vinculado a las fracciones VIII de la Bases Sexta y VI de la Octava de la convocatoria;”

Sin embargo, en la resolución no se aclara cuál cargo de dirigencia ocupó, ni el periodo, ni nada.

De esta forma, Ochoa Reza se convirtió, de manera formal, en candidato único a la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

La Comisión Nacional de Procesos Internos del tricolor colocó en estrados digitales y físicos el dictamen en el que refiere que el ex director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cumplió con todo los requisitos para contender por el cargo.