Cruz Azul: las entrañas de la autodestrucción (segunda entrega)

Cruz Azul:  las entrañas de la autodestrucción (segunda entrega)
Cruz azul volvió a ser el desastre que era antes de volver a ser campeón; los refuerzos, casi todos desconocidos.

Continuando con nuestras entregas de la autodestrucción azul, nos parece muy importante enfatizar lo que sucedió el fin de semana pasado. Protestar dando la espalda a la cancha como lo hicieron algunos aficionados del Cruz Azul o incluso no asistir al estadio fueron sin duda mucho mejores maneras de hacerlo que comportarse como viles delincuentes yendo a la Noria para amenazar y amedrentar a los jugadores, como si pagar un boleto les otorgara alguna acción del club. Nada más equivocado en las mentes obtusas y fanatizadas. Algo que se tiene que erradicar de inmediato.

ACARREADOS Y MOTIVOS 

Lo curioso del caso es que algunos de los que fueron a amedrentar a los jugadores fueron los mismos acarreados de la directiva, que llegaron a vitorear la llegada de Diego Aguirre, al que recibieron más como si fuera un candidato a presidente municipal que como el técnico que era. La diferencia es que en la presentación No usaron cubrebocas, todo era dicha y felicidad, mientras que ahora en las protestas usaron los cubrebocas como máscara para no ser reconocidos. Fue un evento grotesco. Muchos de ellos, usaron las redes cual bots para insultar a quienes cuestionábamos la llegada del técnico uruguayo. 

–¿Por qué una presentación así?, pregunté a una fuente cercana a la nueva dirigencia. “Se pretendía demostrar fuerza y unidad. La salida de Reynoso dejó una estela de críticas con ustedes los medios que causaron incomodidad. De ahí que se pidiera apoyo a uno de los grupos para que estuvieran presentes y nos acompañaran. Estábamos seguros de que iba a funcionar, era muy codiciado; ¡ya se lo habíamos arrebatado a Chivas que lo tenía casi amarrado!”

VIEJA COARTADA 

Evité reírme por su entusiasta respuesta. Por mi experiencia, deduje que ese verso de “se lo arrebatamos a Chivas” fue el argumento de sus promotores para convencer a esta dirigencia de contratarlo, ¡no se los fueran a ganar” –dirían en mi pueblo–, una coartada clásica que sigue funcionando entre los promotores y clubes para apresurar una negociación.

Desde hace al menos dos años, Aguirre era ofrecido al futbol mexicano cada semestre; Rayados, Tigres, América, Pumas, Toluca, Puebla y muchos más.  Desde Montevideo, Uruguay, nos aseguraron: “Mira, fantasma, Diego Aguirre aparece en la plataforma de Pablo Boselli, un representante poderoso de acá, pero que trabaja primordialmente el mercado europeo, no para México; quien se encarga de atender y aparecer por Aguirre es otro”, me dice una fuente muy influyente del futbol sudamericano.

“Yo creo que Jorge Américo es el representante oficial. El tema es que no puedo descubrir quién se lo ofreció a Mario Ordiales”. –¿A Mario o Jaime?, pregunté. “No, a Mario y Mario se lo metió al hermano. Eso es lo que me dicen, desde Uruguay, amigos. Y me dicen un tal Mario y el hermano estaba ahí…”

https://adnoticias.mx/wp-content/uploads/2022/08/AFA.mp3
Voz: Directivo de AFA

Ciertos o no los dichos que aseguran le confirmaron a mi fuente, de lo que no hay dudas es que hubo una campaña bien orquestada para colocarlo en el futbol mexicano, así como para defenderlo de las críticas que trajo su elección por sus resultados recientes, que no habían sido nada brillantes. 

PASADO SIN GLORIA 

Salvo algún “éxito” en el nada competitivo futbol de Qatar, que poco o nada servían de referencia en los últimos años, Diego Aguirre no había obtenido resultados importantes. En Sao Paolo, en el 2018, fue un desastre y dejó al equipo en peligro del descenso. En 2021, con el Internacional fue un desastre, perdió más juegos de lo que ganó. Su clímax como técnico lo había tenido con El Peñarol hace 12 años. En 20 años de carrera ha dirigido a 16 equipos. Aun así, fue elegido por Jaime Ordiales y Velázquez. 

Cruz azul volvió a ser el desastre que era antes de volver a ser campeón; los refuerzos, casi todos desconocidos, fueron llegando ya empezando el campeonato. El de mejor cartel, el central Ramiro Funes Mori, llegó hasta la jornada nueve.   

Y aunque en la cooperativa abrieron otra vez la chequera para traer técnico y refuerzos, en el tema de las liquidaciones para el cuerpo técnico, que los hizo campeones después de 23 años, apareció una pichicatería y deslealtad extrema. Juan Reynoso y su gente fueron tratados con la punta del pie. En principio fue contratado por un año, con un sueldo bajo comparado con lo que se acostumbra pagar en la Noria. Luego de obtener el título, Juan Reynoso y su equipo de trabajo –con un substancial aumento de sueldo– fueron renovados por dos años más; es decir, hasta mayo de 2023.  

A la salida de Álvaro Dávila y con la enorme problemática y confrontación entre Juan Reynoso y Jaime Ordiales, el entorno se volvió muy denso, problemático; sin confianza de ambas partes era difícil que eso llegara a buen término. Eso se notó en la cancha, Cruz Azul fue eliminado por Tigres en los cuartos de final, pero incluso antes de ello, los rumores que apuntaban la salida de Reynoso eran filtrados a la prensa de forma constante.

LA ABURRIDORA  

Vino entonces el dilema. Si Reynoso renunciaba y se hacía a un lado, Cruz Azul se ahorraba mucho dinero. NO tendría que liquidarlo, le quedaban 12 meses de contrato (mayo 2023). Si NO renunciaba, lo tendrían que correr y, entonces sí, cumplirle y liquidarle el contrato completo. 

Jaime Ordiales, Anzures, Velázquez y compañía ya habían hecho o dejado de hacer muchas cosas para “obligar” a renunciar a Reynoso y así ahorrarse un buen billete. Joaquín Velázquez “el negro” es su amigo y la mano derecha de Juan en su equipo de trabajo. El 12 de abril, cuando salían del hotel para ir a jugar al Estadio Azteca, las autoridades detuvieron al auxiliar y lo trasladaron al penal de Almoloya. 

El artículo 13 es muy claro: Principio de presunción de inocencia. Toda persona se presume inocente y será tratada como tal en todas las etapas del procedimiento, mientras no se declare su responsabilidad mediante sentencia emitida por el Órgano jurisdiccional”. El equipo legal y de comunicación del Cruz Azul se pasó por el arco del triunfo ese elemental principio y así de entrada, en un comunicado oficial, lo enjuiciaron y lo sentenciaron. 

Producto de lo anterior y en pleno compromiso con el orden, la legalidad, nuestros valores institucionales y la responsabilidad con el conjunto de nuestra afición, queremos informar el retiro de Joaquín Velázquez Elvira de sus funciones como asistente técnico, al tiempo que nos ponemos al servicio de las autoridades competentes para todas las aclaraciones que haya lugar”, precisó el escrito. 

ESTADOS UNIDOS LOS SALVA 

Joaquín Velázquez había sido acusado de lavado de dinero y en realidad de lo que había sido víctima era de un robo de identidad. En el 2013, en la Ciudad de México, en teoría había firmado ante notario público el acta constitutiva de una empresa que durante 5 años, hasta el 2018, fue utilizada por delincuentes como empresa fantasma para lavar dinero. Ahí aparecía su INE y su supuesta firma.  

Para fortuna de Joaquín Velázquez, su absoluta inocencia quedó plenamente demostrada gracias a que el propio gobierno y la Embajada de los Estados Unidos de América enviaran un documento oficial donde se certificaba que antes y durante la fecha de su supuesta firma en el acta constitutiva de la empresa en México, en el 2013, el auxiliar de Juan Reynoso había ingresado a su territorio americano y se encontraba trabajando –con visa de trabajo de la MLS– para Chivas USA y no tenía registrada alguna salida hacia nuestro país. Evidentemente, alguien había usurpado su identidad.  

Por esa situación, el juez de la causa determinó la inmediata libertad de Joaquín Velázquez. El auxiliar se presentó de inmediato a Cruz Azul para reintegrarse a su trabajo. Era lo legal y lo justo, pues era inocente de los cargos; había sido exonerado. La dirigencia del Cruz Azul le negó la entrada a sus instalaciones y la posibilidad de reinstalarlo en su cargo. Situación a todas luces ilegal.  

EXONERADO Y DESPEDIDO 

Reynoso abogó por él ante la dirigencia y sus abogados, no con Ordiales, por supuesto. Recibió solo promesas y palabras. ¿Por qué ayudarlo? ‘Si se enoja –lo mismo–, renuncia, se va y ganamos; no tendremos que liquidarlo al 100%’, quizá habrían pensado. Lo cierto es que nunca hubo reinstalación, ni apoyo, ni nada. El técnico peruano estaba ahí, en un peor escenario sin Dávila, quien lo llevó y ahora sin su mano derecha. 

Juan Reynoso tenía claro que con semejante trato no podría darles el gusto de renunciar, lo tendrían que echar, y entonces él y todo su equipo tendrían que ser liquidados. El propio Víctor Velázquez, en entrevista con Javier Alarcón, reconoció públicamente que Juan Reynoso NO había renunciado: No , de ninguna manera. Juan es todo un profesional, no lo haría, porque eso sería un chantaje. Él tiene un contrato que termina en el 23 y por supuesto tenemos planes con él para que se quiten eso de que viene un entrenador nuevo...” 

CORRIDO Y DEMANDADO 

Dicen que “más pronto cae un hablador que un cojo” y meses después se comprobó que NO había planes futuros con Reynoso, que lo echaron y que llegó otro entrenador. El comportamiento contra el técnico que les había dado un nuevo título fue abominable, pues, para poder registrar a Diego Aguirre ante la FMF, tuvieron que demandar a Juan Reynoso en controversias. 

Al estar un juicio en controversias, no se podía alegar adeudo o falta de pagos para que el equipo no pudiera empezar el torneo. Fue plan con maña. Primero, a Reynoso le ofrecieron pagarle un solo mes de los 12 que le deben de la rescisión de contrato; luego aumentaron a tres meses, lo que no se ha aceptado. Lo más increíble del caso es que Cruz Azul alega principalmente que el técnico renunció, mientras que el timonel de la selección peruana afirma que fue cesado. Hasta el día de hoy, el tema de Juan Reynoso sigue en controversias; el abogado Luis Torres Septien le lleva el caso.  

Su auxiliar, Joaquín Velázquez, quien también forma parte de su equipo con la selección de Perú, también tiene su caso en controversia. También le ofrecieron un mes de sueldo. Aquí la diferencia es que se pide no una liquidación por rescisión de contrato, sino una indemnización al 100% por despido injustificado; más una cantidad a definir por el daño moral que le provocó el Cruz Azul, en ese desafortunado comunicado, donde lo sentenció y juzgó ante la opinión pública de manera anticipada. 

SOBERBIA, IGNORANCIA Y BURLA 

Antes de llegar a controversias, Velázquez y su abogado Rubén Magaña trataron de llegar a un acuerdo con los de Cruz Azul. Se entrevistaron con el que se siente dueño del equipo, el abogado Rafael Anzures, que –de manera sarcástica y déspota– les dijo que en lugar de pedir dinero deberían estar agradecidos y hasta pagar porque Velázquez tuvo la oportunidad de ser campeón con Cruz Azul, algo que no hubiera podido ser en los otros equipitos en los que había trabajado. Obviamente no hubo acuerdo. 

En controversias, los abogados de Cruz Azul también sacaron el cobre. En esta instancia, al Cruz Azul lo representa la licenciada Anna Peniche Adame, la otrora poderosa exdirectora jurídica de Doña Fede. El argumento que esta ocupó para justificar el despido de Joaquín Velázquez y negarle los accesos fue francamente ridículo. La abogada afirmó que Velázquez había manchado gravemente la imagen del Cruz Azul al ser detenido, ya que portaba el uniforme y el escudo de la institución, que incluso se reservaron de demandar en otras instancias. 

Cuando la defensa del jugador le leyó los conceptos y fundamentos de la presunción de inocencia, la abogada quedó en ridículo. Recordemos que Anna Peniche es polifacética, lo mismo puede firmar como abogada, que un dictamen médico como si fuera un doctor. Esta abogada se dio el lujo de firmar legalmente –por ausencia del médico de la FMF– el dictamen sobre el jugador Hinestroza, que llegó del Santos al Veracruz.  

DE IMAGEN A IMAGEN 

Por ese hecho a todas luces ilegal, Peniche Adame está demandada en Veracruz por Fidel Kuri Grajales, acusada de uso de documentos falsos, usurpación de profesión y otros delitos. ¿Eso no mancha la imagen del Cruz Azul? Increíblemente, la millonaria que darán de indemnización a Diego Aguirre al cesarlo es mayor a lo que le ofrecen a Reynoso por hacerlos campeones. 

En fin, de nueva cuenta se me terminó el espacio. En una próxima entrega, les contaré por qué Carlos Hermosillo no llegó a Cruz Azul, ni antes, ni después de Álvaro Dávila. Las tres reuniones secretas que sostuvo con Velázquez, Marín y los abogados Anzures y Barradas, que pactaron, todo lo que le prometieron, todo lo que incumplieron, que querían que declarara. 

Cómo fueron las reuniones de técnico y jugadores en las instalaciones de la Cooperativa en Gran Sur, por qué ese bunker lo relacionan con entrar a un reclusorio, porque afirman que hay personal con armas largas que están reservadas para el uso del ejército en esas instalaciones. De esto y más en una próxima entrega.  

 “Nada se parece tanto a la injusticia como una justicia tardía”. 

Seneca 

www.fantasmasuarez.com

Twitter @fantasmasuarez