Skip to content Skip to footer

Dañan Twitter y Amazon el ambiente

El fuerte crecimiento que viven las compañías que pertenecen al sector tecnológico demanda enormes cantidades de energía; lo que atañe a los recursos naturales de la tierra. Desafortunadamente, no todas ellas tienen consideración por el medio ambiente. Twitter y Amazon, son dos de ellas.

La organización ambientalista, Greenpeace, inició la denuncia del consumo masivo de energía por parte de grandes compañías de renombre en el sector tecnológico en el 2012 a través de su estudio How Clean is your Cloud? (¿Qué tan limpia está tu nube?). Dos años después, sigue advirtiendo del peligro que supone que las compañías dependan del gas y el carbón.

Según el informe realizado por Greenpeace Clicking Clean (haciendo click en lo limpio), Amazon es una de las compañías que peores prácticas emplea debido a que para el conocido distribuidor por Internet es más importante reducir los costos en energía de sus centros de datos, que utilizar energía renovable que no dañe el ecosistema.

El estudio señala también que de las numerosas compañías analizadas, sólo Amazon se ha negado a proporcionar detalles sobre el rendimiento de la energía u el impacto ambiental asociado a sus operaciones.

En el caso de Twitter, la organización ambientalista denuncia que la red social no ha hecho ningún esfuerzo por adquirir energías renovables para sus centros de datos o abogar por una mayor combinación entre recursos amigables con el medio ambiente y proyectos en conjunto con los gobiernos.

“Amazon y Twitter están creciendo de forma muy rápida, pero sin poner ninguna atención a las fuentes de energía “ dijo Gary Cook, analista internacional de IT en Greenpeace, en conversación telefónica desde San Francisco.

Al otro lado se encuentran compañías como Apple, Google, Salesforce o Facebook que sí han mostrado una conciencia clara ante esta problemática. La red social creada por Mark Zuckerberg por ejemplo, posee su centro de datos en Iowa y éste está alimentado por turbinas de viento.

En Carolina del Norte, Apple mantiene también su centro de datos a través de paneles solares y celdas de combustible que generan energía renovable. “La forma de obtener la energía de estas compañías se ha vuelto muy importante para hacer frente al cambio climático”, dijo . Gary Cook.

(Con información de El Economista)