Por: Aura Moreno

Aunque la población indígena del Estado de México carece de servicios básicos y es uno de los grupos sociales con más necesidades en la entidad, el Consejo Estatal para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas del Estado de México (Cedipiem) no ha usado todo el presupuesto que se le asigna para emprender acciones para el desarrollo de estas comunidades.

Te recomendamos: “Nada que celebrar”, el sentir de indígenas mexicanos en bicentenario de la Independencia

La dependencia, adscrita a la Secretaría de Desarrollo Social mexiquense, especifica que su propósito es definir y ejecutar tanto programas como acciones para el desarrollo de los indígenas. 

Sin embargo, en 3 años el Cedipiem regresó 53 por ciento de su presupuesto: recibió 355 millones de pesos y utilizó solo 166 millones, de acuerdo con información de transparencia.

Esto a pesar de que en la entidad hay más de 417 mil hablantes de lengua indígena, lo que equivale al 2.4 por ciento de los mexiquenses, una minoría con carencia de servicios básicos y educativos, déficit en vivienda, entre otros, según describe el propio Cedipiem en su página oficial.  

También lee: Recordar a los olvidados: celebran Día de los Pueblos Indígenas

Recursos que no se utilizan

Pese a las necesidades del sector, se subejerce el recurso y además se disminuye el dinero público destinado al desarrollo de los indígenas del estado, ya que del 2018 a la fecha pasó de 255 millones a 34 millones de pesos.

  • En 2018 presupuestaron 24 millones de pesos, posteriormente el gobierno estatal lo modificó a 230 millones de pesos. Aunque ese ha sido el único periodo en el que creció su partida —en los últimos tres años—, el Cedipiem no utilizó ni la mitad.
  • Al año siguiente (2019), le destinaron 239 millones, pero en las modificaciones le quitaron 186 millones lo que le dejó un total de 52 millones, según se observa en los avances financieros mensuales de la dependencia.
  • En 2020 el recurso pasó de casi 89 millones a 48 millones de pesos y de esta cifra ejerció 32 millones 609 mil 885 pesos.

O sea que el presupuesto de el Cedipiem dejó de usar fue de:

La marca de la pobreza

Aproximadamente 308 mil indígenas pertenecen a algún pueblo originario de la entidad: 42.3 por ciento son mazahua, 34 por ciento otomíes, 23 por ciento nahuas, 0.7 por ciento tlahuicas y 0.3 por ciento matlatzincas. 

Estas comunidades viven en zonas rurales de 43 municipios con algún grado de marginación: 18 con muy alto, 11 alto, 6 medio, 7 bajo y 1 muy bajo, entre ellos Donato Guerra con 83 por ciento, Villa de Allende con 82 por ciento, Morelos 78 por ciento, según información del Cedipiem.

Con pobreza extrema también se encuentra Donato Guerra (33%), Ixtapan del Oro (32%), Sultepec (30%) y Villa de Allende (28%), de acuerdo con el último reporte del Coneval. 

A pesar de esto cada año desaparecen más programas destinados a apoyar a las comunidades indígenas, actualmente sólo permanece vigente uno, el de Familias Fuertes Niñez Indígena.

 

Tal vez te interese: Un millón 401 mil mexiquenses no tienen ni para comer: aumenta pobreza extrema en Edomex