Skip to content Skip to footer

Desaparece bomba de agua

Hace unos meses algunos usuarios del parque Vicente Guerrero en Toluca, advirtieron que se cuidaba con mayor esmero una parte del mismo y que la otra permanecía sin que se regara.  

También que la arcilla de la pista se había desvanecido por el tránsito diario de alrededor de 1000 usuarios humanos y un significativo número de perros.

Uno de los usuarios, que se ha dado a la tarea de promover la mejora del parque, se propuso indagar las causas del problema y sus posibles soluciones.  

Preguntando a los encargados, éstos  argumentaron que la bomba que tenían para extraer el agua no tenía la capacidad para regar todo el parque y que ellos no disponían de material para arreglar la pista.

Así, el mencionado promotor ciudadano, el Lic. Velázquez, se entrevistó y le solicitó al diputado local Enrique Mendoza, su apoyo para contar con una bomba de la suficiente potencia y para poner arcilla en la pista.

El diputado accedió   y  donó la bomba hará dos meses, la que, de acuerdo al promotor ciudadano, se entregó a los responsables del parque.

Sin embargo ocurrió algo extraño: la bomba desapareció, se la llevaron del parque,  al parecer los superiores de los encargados del mismo.

Ahora se está a la espera de la arcilla que va a proporcionar el diputado, la cual, si llega, es más difícil que se la lleven  y se está indagando cuál pudo ser el destino de la bomba: si sólo se la llevaron para inventariarla y registrar su adquisición y si la van a devolver.

Quizá dentro de las hipótesis que Alfa Diario ha planteado sobre la disonancia de la  alcaldesa respecto de la problemática del municipio, cabría la del desconocimiento de colaboradores que no se ocupan de resolver los problemas e incluso, como en este  caso de la bomba desaparecida, ni siquiera permitan la gestión ciudadana para mejorar los servicios.   

Por cierto, podría probarse si es verdad que Toluca es municipio educador en el uso de las áreas públicas.

Que se reglamente el uso del parque y que se ordene el acceso de animales, ya que en más de una ocasión algún usuario ha sido derribado,  en estos casos por un perro, los que además riegan sus desechos.