El Diablo murió en su casa

El Diablo murió en su casa
Después de 4 años, una final se volvió a jugar en Toluca. Diablos y Tuzos disputaron el capítulo 1 ante un estadio Nemesio Diez abarrotado. De nueva cuenta, el boletaje fue el tema de la semana. Aficionados y revendedores se formaron desde el domingo pasado. El club anunció que la venta sería solo en línea. […]

Después de 4 años, una final se volvió a jugar en Toluca. Diablos y Tuzos disputaron el capítulo 1 ante un estadio Nemesio Diez abarrotado.

De nueva cuenta, el boletaje fue el tema de la semana. Aficionados y revendedores se formaron desde el domingo pasado. El club anunció que la venta sería solo en línea. Usuarios reprocharon en redes que la fila virtual no avanzó, los boletos se agotaron el mismo día. En reventa se pudieron encontrar boletos hasta cuatro veces su precio original.

Lee: Toluca FC cae con humillante goleada ante Tuzos del Pachuca, en «La Bombonera»

Por la tarde, una fuerte lluvia cayó en la ciudad. Esto provocó que la gente llegara un poco más tarde, pero no impidió que la Banda del Rojo, la Perra Brava y los Hijos del Averno -grupos de animación del equipo- hicieran un recibimiento lleno de bengalas, banderas, bombas de uno y música.

Ya en el partido, en el primer tiempo, la noche se le vino encima al Toluca. Pachuca tuvo dos descolgadas por la banda. Al 8 y al 13, Cabral e Ibarra anotaron los dos primeros. Camilo Sanvezzo pudo acercar el marcador, pero erró una jugada clara.

La afición quiso levantar al equipo al grito de «Toluca, sí se puede», pero al 36 y al 41 Pachuca anotó dos más por vía de Ibarra de nueva cuenta e Isais al 41 para irse al descanso.

Durante el medio tiempo, se proyectó en las pantallas del estadio el cortometraje «Desde la Cuna», del director Jorge Luis González, quien, en el partido contra Santos, fue herido tras recibir el golpe de otro aficionado que cayó del segundo nivel.

En el segundo tiempo, Toluca arrancó con la misma actitud. Pachuca presionó la salida y encontró el quinto en los primeros minutos.

Los Diablos jugaron desconcertados los primeros 20 minutos. Después, Pachuca cedió la pelota, pero los rojos no pudieron generar opciones de gol.

Al 70, sin importar la abultada ventana, todo el estadio se levantó para cantar el tradicional Matador. La algarabía fue propia de una final. Toluca adelantó líneas, pero Pachuca, con juego ordenado, estuvo más cerca del 6to.

En el último minuto, Leo Fernández tuvo la opción de acortar la distancia con un penal, pero, Ustari lo paró lanzándose a su mano izquierda.