Skip to content Skip to footer

El feminicidio de Maicha Pamela, una grieta en las cifras de Alfredo Del Mazo

Maicha Pamela González Matilde, víctima de feminicidio el 9 de mayo de 2020, fue asesinada al interior de su casa, ubicada en el municipio de Temoaya, Estado de México, 4 días después de cumplir 16 años mientras vendía dulces

Texto: Jeanette Estrada

Han pasado 7 meses desde el feminicidio de Maicha Pamela al interior de su casa y todavía no hay justicia para ella. Las investigaciones se han alentado y aún no se sabe quién asesinó a la adolescente. La madre de Pamela exige que se aceleren los peritajes luego de que Alfredo Del Mazo argumentara en su tercer informe de gobierno que ha ayudado más que nunca a las mujeres y ha implementado políticas públicas para erradicar la violencia contra ellas y sancionar a los agresores.

Adolescentes que deberían estar en preparatoria, navegando en las redes sociales, cumpliendo sus metas y riendo con sus amigas hace años que están siendo asesinadas en el Estado de México. Adolescentes que no deberían estar envueltas en peritajes, investigaciones policiacas y ministerios públicos. Mujeres jóvenes que ayudaban a sus madres con los gastos del hogar, porque el sueldo no alcanza, que tenían una vida normal como cualquier otra y soñaban con continuar sus estudios. Todas ellas no regresaron a sus hogares o, lo que es aun peor, fueron asesinadas dentro de ellos.

Así pasó con Maicha Pamela González Matilde, víctima de feminicidio el 9 de mayo de 2020. A Maicha la asesinaron al interior de su casa, ubicada en el municipio de Temoaya, Estado de México, 4 días después de cumplir 16 años mientras vendía dulces. Fue golpeada, sometida y sumergida viva en un tambo de agua, además, se colocó un lavadero y tabicones encima para que no pudiera salir. Maicha se encontraba sola, su madre había salido al trabajo, y situación se aprovechó para vulnerar la integridad de la joven.

Temoaya, municipio donde ocurrió el asesinato, es una zona indígena que ha sido olvidada por las autoridades. El Estado de México es una de las entidades más peligrosas para las mujeres.


En septiembre del 2019 se decretó la segunda Alerta de Violencia de Género por el incremento en desaparición de niñas, adolescentes y mujeres en los municipios de Toluca, Ecatepec, Nezahualcóyotl, Cuautitlán Izcalli, Chimalhuacán, Ixtapaluca y Valle de Chalco.

En el 2020 la situación se recrudeció. De acuerdo con el Observatorio Nacional Ciudadano, los feminicidios en el Edomex aumentaron un 37.9% en el confinamiento derivado de la COVID-19.

El artículo 22 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia señala que la Alerta de Violencia de Genero contra las Mujeres (AVGM) es “un conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida y/o la existencia de un agravio comparado que impida el ejercicio pleno de los derechos humanos de las mujeres”.

La alerta busca garantizar la seguridad de las niñas y mujeres, la diminución de la violencia contra ellas, así como eliminar las desigualdades de género; sin embargo, la incompetencia de las autoridades del Estado de México y el resquebrajamiento del tejido social, producto de los problemas estructurales, hacen que la violencia no disminuya.


Maicha estaba por terminar la secundaria cuando fue asesinada. Eleocadia Matilde Bermúdez, su madre, la describe como una niña con carácter fuerte, muy responsable e inteligente.

La adolescente estaba parada frente a su casa cuando su mamá se despidió y le dio un beso en la mejilla; esa fue la última vez que la vio. La madre explica que ha sido una perdida muy dolorosa para toda la familia y nunca podrá superarla. Aunque el dolor persiste sabe que debe estará tranquila para enfrentar el camino y encontrar justicia para su hija.

¿Precariedad o incompetencia?

Quienes buscan justicia en el Estado de México tienen que enfrentarse a un aparato judicial corrupto e incompetente que casi siempre revictimiza a las mujeres. La justicia no llega para las familias que se ahogan entre papeleos burocráticos, malos tratos y la pobreza.

La precariedad de las investigaciones obliga a las familias a recorrer un camino tortuoso en busca de justicia. En muchos casos, por iniciativa propia las familias revisan los expedientes de investigación, recaban pruebas, hacen rastreos y brindan pistas importantes a los ministerios públicos, pruebas que no son tomadas en cuenta o se pierden entre la enorme cantidad de expedientes de feminicidios.

Aunque las alertas se han declarado, las autoridades siguen revictimizando a las mujeres, culpándolas de su muerte, perdiendo pruebas importantes y alentando los procesos legales, no hay personal suficiente, ni infraestructura adecuada para atender a los familiares de las mujeres asesinadas.

Los comportamientos de las autoridades representan un retroceso a los derechos humanos. Asimismo, hay un problema grave de impunidad en el estado, ya que la mayoría de los casos quedan sin resolver.

Para el caso de Maicha, las averiguaciones y peritajes han sido lentas y las autoridades argumentan que es por la crisis sanitaria que atravesamos a nivel internacional. Sin embargo, la madre de la adolescente exige que se realicen las investigaciones lo más pronto posible para dar con el o los asesinos de su hija.

Si bien se recabaron objetos que pudieran dar pistas de los culpables, Eleocadia argumenta que la Fiscalía General del Estado de México, extravió uno de los objetos, lo que implicaría un retroceso en la investigación.

Ausencia del Gobernador

La ausencia de Alfredo Del Mazo, es otro de los grandes problemas, pese a que en su campaña prometió apoyar a las mujeres. El lunes 26 de octubre, en el 3er informe de gobierno, dijo que se ha comprometido con los más vulnerables de la entidad, especialmente con las mujeres, por lo que la protección de los derechos de las mujeres es uno de sus principales compromisos y avanzará en el desarrollo de un sistema que las proteja.

Del Mazo hizo énfasis en que las mujeres son la mayoría de las beneficiarias en los programas sociales del gobierno estatal. Uno de los grandes méritos que se adjudica es la Secretaria de la Mujer y la Agenda de Género que el gobierno ha implementado como una “estrategia integral que busca proteger los derechos de las mujeres, prevenir la violencia y castigar a quienes las violentan”.

Además, el gobernador refirió que el Estado de México es la vanguardia a la hora de aplicar justicia para los agresores de mujeres: “la justicia mexiquense sigue obteniendo las sentencias más altas del país, por feminicidio este año se han realizado 132 carpetas de investigación, se judicializaron 64 expedientes y 63 sentencias condenatorias de alta penalidad”.

A pesar de que le han ofrecido ayuda psicológica a la señora Eleocadia, argumenta que le es imposible trasladarse a la Fiscalía General del Estado de México porque está muy alejada de su domicilio. Además, la ayuda jurídica que le brindaron no fue suficiente y tuvo que recurrir a una abogada particular.

Eleocadia argumenta que no está de acuerdo en las cifras que el gobernador de la entidad emitió en su tercer informe y que los apoyos mencionados no son otorgados y las madres deben exigir y visibilizar sus casos para que sean atendidas.

El discurso del gobernador es opuesto a lo que viven la mayoría de las familias que tienen víctima de feminicidio. Durante su gobierno, Alfredo Del Mazo ha brillado por su ausencia. No ha dado apertura al dialogo, ni ha escuchado a las madres que buscan justicia para sus hijas, en cambio, les ofrece apoyos económicos que son insuficientes.

Esta situación evidencia que las medidas implementadas son ineficaces y que urge encontrar medidas que garanticen la seguridad de las mujeres ya que nos enfrentamos a una crisis humanitaria que agravia el derecho humano de las mujeres a la vida