Feria del Alfeñique, muerte y tradición 

“La fabricación y venta del alfeñique no es negocio, se hace más que nada por conservar las tradiciones, que sigan adelante, que no se acaben, pues ello nos da identidad”, son las palabras de Marco Antonio Gómez, un artesano dedicada a la venta de los tradicionales alfeñiques durante esta temporada.     Con más de […]

“La fabricación y venta del alfeñique no es negocio, se hace más que nada por conservar las tradiciones, que sigan adelante, que no se acaben, pues ello nos da identidad”, son las palabras de Marco Antonio Gómez, un artesano dedicada a la venta de los tradicionales alfeñiques durante esta temporada.
 
 
Con más de 40 años de convicción por su oficio, el artesano planea obtener 10 mil pesos de ganancia al término de la Feria y Festival Cultural del Alfeñique. Acompañado por su familia, desde su puesto ofrece sus productos de la mano de historias de temporada, siempre con una sonrisa.
 
 
Caminando por este rumbo encontramos a Yolanda Fernández otra artesana, que también realiza este oficio más por tradición que por negocio. Dispuesta a revelar su receta para preparar dulce de calabaza tacha; la preparación es simple pero con maña. Pues con dos horas de cocción en horno y toques de piloncillo el resultado es increíble. «Nos encanta estar aquí, llevas toda la vida… Es por amor», revela.
 
 
Las actividades de la Feria y Festival Cultural del Alfeñique fueron oficialmente inauguradas; la venta de los dulces tradicionales corre a venta de los 84 puestos instalados en Los Portales del Centro Histórico de la ciudad.
 
 
Los famosos Portales de Toluca comprenden tres secciones: Oriente, que cuenta con 37 arcos, denominados 20 de Noviembre, también conocido como Constitución; al sur, 44 arcos, llamados Francisco I. Madero; al poniente, 35, con el nombre de Reforma, y cuatro hacia  Independencia, haciendo un total de 120, todos ellos adornados específicamente para esta festividad.