Ganan ministros hasta 113 veces más que los demás mexicanos

Toluca, Estado de México;  27 de julio de 2019.- Entre enero y mayo del año en curso, la Suprema Corte de Justicia de la Nación canalizó alrededor de 1.5 mil millones de pesos y comprometió 2.6 mil millones de pesos para su funcionamiento. De esa cantidad, 1.3 mil millones se destinaron para pagar nóminas, beneficios sociales y […]

Toluca, Estado de México;  27 de julio de 2019.- Entre enero y mayo del año en curso, la Suprema Corte de Justicia de la Nación canalizó alrededor de 1.5 mil millones de pesos y comprometió 2.6 mil millones de pesos para su funcionamiento. De esa cantidad, 1.3 mil millones se destinaron para pagar nóminas, beneficios sociales y apoyos “adicionales y especiales” de los 3 mil 362 empleados del Máximo Tribunal mexicano, de acuerdo al primer informe trimestral de la SCJN.

Así lo da a conocer una investigación de Polemón en el que se destaca que los 11 ministros de la Suprema Corte reciben mensualmente un ingreso de entre 138 mil 587 y  347 mil 496 pesos netos, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 2019 y lo establecido en el Diario Oficial, lo que representa de siete a 17 veces más el salario máximo mensual del 83 por ciento de los funcionarios públicos del Gobierno federal 

“También es entre nueve y 113 veces el ingreso de los 42.1 millones de mexicanos que ganan entre uno y cinco salarios mínimos al mes (de tres a 15.4 mil pesos)”, informa ese portal de noticias, el cual señala que esta diferencia de salarios se presenta después de la reforma que se hizo al artículo 127 donde se estipuló que ningún funcionario podía tener ingresos mayores a los del Presidente de la República.

Sin embargo, en el artículo tercero  transitorio del dictamen correspondiente a esa reforma se específica que para “salvaguardar una garantía institucional esencial para el buen funcionamiento del Poder Judicial” se prohíbe “disminuir las remuneraciones de los juzgadores durante su encargo, así como mantener la equivalencia de las remuneraciones de los miembros del Consejo General del Instituto Federal Electoral con la de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.

Otro  aspecto que destaca Polemón en su reporte es que los ministros mexicanos también se pueden pensionar después de trabajar mínimo 25 años y luego de haber cumplido 65 años de edad, con pensiones que varían de acuerdo con la edad y los años trabajados.

“Sin embargo, al pensionarse pueden aspirar a recibir de manera vitalicia entre el 45 y el 80 por ciento de su último salario percibido, según el tabulador del apartado “C” del Artículo 30 de las “Condiciones Generales de Trabajo del Personal de Confianza” de la SCJN”, se señala en esta investigación.