Skip to content Skip to footer

#HazValerMiLibertad, el grito de justicia por Daniel Plácido

En la audiencia, la orden del segundo Tribunal Colegiado Federal de Toluca para dar valor probatorio a las pruebas de Daniel no se hizo efectiva. Daniel permanece en prisión

Lady Plácido se quita la playera con la foto de su hermano Daniel que dice “#Haz valer mi libertad” y entra al edificio del Tribunal Superior de Justicia del Poder Judicial. Afuera un grupo de personas exige la libertad de Daniel Plácido, un muchacho detenido hace poco más de cinco años en San Pedro Totoltepec.

Solo entra al edificio porque a la audiencia le impiden el paso, también a la defensa de Daniel, quien está acusado de secuestro y ha sido sentenciado a 70 años. Su caso empezó el 4 de noviembre de 2015, cuando fue detenido porque la víctima de secuestro del que está acusado “lo reconoció” por “estar mugroso” y ser moreno.

Apenas hace unos días, un tribunal colegiado emitió una orden para que se revisara la sentencia que recibió. Se consideró que las pruebas de su inocencia fueron ignoradas indebidamente, pero el tribunal local se negó a cumplir la instrucción.

Entre las personas que gritan afuera del Poder Judicial están los familiares de Daniel y también de otros llamados injustamente presos, por ejemplo, el padre de Vieri Antonio García, también detenido sin orden de aprehensión acusado del homicidio de cinco taxistas en una fecha en que el estaba en Nuevo León, grita por la libertad de Daniel y de su hijo, lucha por la posibilidad de que los legisladores aprueben una “amnistía que sirva” y que le dé a Vieri –sentenciado a 62 años– la oportunidad de salir.

Te recomendamos: Familias de personas injustamente presas luchan por su libertad

[modula id=”210882″]

Grita también la madre de Carlos Alberto Estrada, quien lleva tres años en el penal de Santiaguito, detenido –como los demás– sin orden de aprehensión y sentenciado a 47 años de prisión.


Luego de poco más de una hora, Lady y su defensor legal, Antonio Lara Duque –del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero– aparecen por un costado del Palacio Legislativo, vienen de la calle de Lerdo, sus rostros lo dicen todo y quienes están afuera se acercan para escuchar de voz del abogado que el Poder Judicial no reconoció su equivocación y que la orden del segundo Tribunal Colegiado Federal de Toluca para dar valor probatorio a las pruebas de Daniel no se hizo efectiva, en virtud de que consideró que el testigo que dijo reconocerlo era suficiente.

El sistema de justicia no está funcionando, dice el abogado y recuerda que como el caso de Daniel hay muchos. Cobra sentido el movimiento que apoya a la ley de amnistía que debe ser discutida y aprobada por los diputados que conforman la LX Legislatura en el Estado de México, una que garantice, han afirmado reiteradamente los integrantes del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, y tenga utilidad en la liberación de injustamente presos.

En las personas hay un evidente desencanto que rompe la voz de Lady, quien toma el megáfono para afirmar que la justicia no existe pero que seguirá pugnando por la libertad y dignidad de su hermano. Se le quiebra la voz cuando grita por la libertad de los injustamente presos, cita: “es más feo ser el que comete la injusticia que el que la vive”. Lamenta que el sistema de justicia sólo sirva para quien puede pagarla y concluye gritando: “la lucha sigue hasta verlos en libertad”.

En este caso, el de Daniel, lo procedente legalmente será regresar al Tribunal Colegiado para notificar el incumplimiento de la orden, lo que podría convertirse en una nueva resolución e, incluso, en el envío de un proyecto de destitución de los magistrados, incluido Ricardo Sodi Cuellar, titular del Poder Judicial del Estado de México.

Mientras el tiempo para Daniel en prisión y los demás, cuyos casos no han sido debidamente juzgados, sigue pasando.