Skip to content Skip to footer

Huyen Templarios a Colima yJalisco: Autodefensas

Integrantes del grupo criminal Los Caballeros Templarios estarían huyendo a poblaciones de la periferia de Michoacán para alcanzar los estados de Colima y Jalisco, luego de que este fin de semana grupos de autodefensa en compañía de fuerzas federales entraran a la cabecera municipal de Apatzingán, el bastión del cártel, advirtió el llamado “Comandante Cinco”, quien coordinó la toma de esa población.

Ayer, los grupos de autodefensas ingresaron a la comunidad indígena “Santa María de Ostula”, en el municipio de la Coahuayana, donde colocaron retenes y barricadas en colaboración con habitantes de Aquila y Chiniquila.

La toma de Ostula representa el ingreso de las autodefensas a la zona Sierra–Costa de Michoacán, a donde, aseguran, varios líderes de la organización criminal se han replegado con la intención de trasladarse a entidades vecinas.

“Los Templarios están huyendo para las orillas del estado, porque pretenden pasarse a otros estados como Colima y Guadalajara [en Jalisco]”, aseguró el llamado “Comandante Cinco”.

En enero pasado, el Gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, dijo con motivo del arranque del operativo especial de seguridad en Michoacán: “Vamos a estar muy cuidadosos de ello, vigilantes, sobre todo con mucha información para evitar lo que bandas criminales pudieran realizar en estos estados”.

El Secretario de Gobierno de Jalisco, Arturo Zamora Jiménez, señaló por su parte que desde hace diez meses se tomaron acciones preventivas en los 14 municipios que colindan con territorio michoacano. “Es un trabajo en el que todas las áreas del gobierno estatal estamos de manera permanente presentes y sobre todo en dos municipios fundamentales cerca de Tierra Caliente: Jilotlán de los Dolores y Santa María del Oro”.

En Colima, el Diputado panista Donaldo Zúñiga alertó, hace un par de semanas, sobre el riesgo que se corre de que templarios ingresen al estado haciéndose pasar como desplazados por la violencia.

En entrevista con el sitio Colima Noticias, manifestó que existe un riesgo latente de que los criminales “se disfracen de desplazados; es el riesgo, de que los delincuentes pasen como desplazados a todas las familias que vienen de refugiados. ¿Cómo poder prever que delincuentes no vengan disfrazados, y pueda causar problemas? Ese es el señalamiento que le hacemos al Gobernador, porque no hay un trabajo de inteligencia que nos permita detectar este tipo de riesgos, y no por verse bondadoso pueda traer problemas a la gente de Colima”.

Lamentó la carencia de armamento, capacitación y el bajo número de efectivos que se requiere para aumentar la vigilancia .“Se necesita intensificar los rondines, que se eviten disputas entre la delincuencia organizada”.

Justo en Colima, autoridades de Seguridad Pública del Estado, en coordinación con instituciones castrenses y policías federales, capturaron la semana pasada a Gerardo “N”, conocido por las autoridades como “El Negro” o “El Detalle”, presunto líder de Los Caballeros Templarios en el municipio michoacano de Coahuayana.

La aprehensión se realizó en Villa de Álvarez, zona conurbada con la capital del estado. Gerardo “N” es identificado por autoridades de seguridad pública como uno de los líderes de Los Caballeros Templarios, que operaba en los municipios de Coahuayana, La Placita, Ojo de Agua, San Juan de Alima y otras comunidades de Michoacán, en la llamada Tierra Caliente.

La detención de “El Negro” se realizó la tarde del jueves, según confirmaron diversas fuentes de seguridad pública estatales, federales y castrenses, que en conjunto forman el “Bloque de Seguridad” instrumentado en Colima para evitar que delincuentes que huyen de Michoacán se asienten en territorio colimense.

Al sujeto se le considera “un peligroso delincuente”; era buscado por diversas corporaciones de Seguridad Pública en la región occidente del país.

En septiembre de 2012 ya habían sido detenidos en la entidad tres presuntos integrantes de mismo cártel: Benito Rosas González, alias “el Mocho”, de 42 años de edad y originario de Guerrero; Miguel Ángel Bustos Espino, también llamado “el Pastor” o “el Diamante”, de 39 años, originario de El Ranchito, Michoacán y Miguel Ángel Benítez Sánchez, identificado como “el Vaquero”, de 31, y originario del Estado de México.

Desde el pasado 21 de enero, seis estados colindantes con Michoacán, [Colima, Jalisco, Guanajuato, Querétaro, Edomex y Guerrero], acordaron con el gobierno federal mecanismos de blindaje para evitar el llamado efecto cucaracha, derivado del operativo que se realiza en esa entidad contra la delincuencia organizada.

Las entidades acordaron compartir información, inteligencia, georreferenciación; vigilancia en carreteras, brechas y caminos alternos, mayor vigilancia aérea y terrestre, así como mejor vinculación entre las distintas comunidades y reforzar la atención con política social. Al encuentro privado acudieron los gobernadores de Colima, Mario Anguiano; de Guerrero, Ángel Aguirre; de Jalisco, Aristóteles Sandoval; del Estado de México, Eruviel Ávila; de Guanajuato, Miguel Márquez, y de Querétaro, José Eduardo Calzada.

(Con información de SINEMBARGO.MX)