Skip to content Skip to footer

Investiga Secretaría de Seguridad a policía que habría “sembrado” arma en Naucalpan

Los presuntos oficiales golpearon a Mario y lo ahorcaron hasta casi dejarlo inconsciente en frente de sus dos hijas.


La Secretaría de Seguridad del Estado de México informó que “en relación al video que circula en redes sociales, donde se muestra a un elemento vestido de civil; cuando aparentemente comete un abuso de autoridad contra un ciudadano que viajaba a bordo de un vehículo; se trata de un policía del área de investigación de la dependencia, quien ya fue concentrado junto con sus compañeros para iniciar las averiguaciones pertinentes”.

El caso

Este miércoles fue captado el momento en el que elementos de Investigación en Naucalpan presuntamente sembraban un arma de uso exclusivo del Ejército a Mario Oliver, padre de familia que viajaba en auto junto a sus dos hijas; durante lo que parecía ser un reten ilegal en Avenida Circunvalación Poniente 102, Balcones de San Mateo, en Naucalpan.

“Lo que quiero es hacer una denuncia pública para que las autoridades correspondientes den una explicación del por qué pueden hacer estas cosas. Cómo hay tal impunidad en el estado; en la policía que pueden hacer una cosa tan dirigida, clandestinamente, en lugar de estar cuidando se dedican a encargos personales. Estoy seguro de que fue un encargo personal”, comentó Mario Oliver en una entrevista para Proceso.

Ilegal actuar de los presuntos policías

El pasado 4 de mayo, Oliver viajaba en auto después de recoger a sus dos hijas de la escuela; sin embargo, se encontraron con lo que parecía ser un retén instalado frente a la Escuela Greengates; en el cual participaron elementos policiacos vestidos de civil.

Era un retén ilegal. Había una patrulla que no traía placas. Había una patrulla de esas pick up municipal, pero hasta donde yo sé, todos los retenes y todos los operativos deben de estar documentados. Entonces, si no está documentado es ilegal, es clandestino. Yo de esas cosas no sabía. Iba en mi coche y me detienen”, señaló.

De acuerdo con Mario, los oficiales se presentaron como parte del equipo de investigación de robo de vehículos; sin embargo, nunca presentaron alguna identificación que pudiera comprobarlo, por el contrario, le pidieron a él y a sus hijas que se bajaran de la unidad, les entregara la tarjeta de circulación y abriera el cofre para cotejar la numeración.

Te recomendamos: Derechos Humanos Edomex ha recibido 357 quejas contra policías en 2022

“Me bajo, les piden a mis hijas que también se bajen y cuando se bajan y estamos ahí; que quiénes somos, que cómo nos llamamos, piden mi licencia y todas esas cosas; uno dice que encuentra un arma. Yo no conozco de armas. Solo vi que levantó el arma así y dice: ‘¿y esto? Y mi reacción fue: ‘no, no, no, no, eso no es mío, a mí no me estén inculpando por cosas que no’. Terminando de decir eso ya me tenían agarrado y ya me querían trepar a un coche que ni siquiera era una patrulla, era un coche particular”, denunció.

Mario relata que los oficiales lo esposaron y comenzaron a golpearlo con una botella de agua para no dejar marcas, después comenzaron a ahorcarlo hasta que casi se desvanece, pero se dieron cuenta y lo soltaron.

No sabían ni dónde llevarme. Se comunicaban y se decían que ya me traían arriba, lo cual quiere decir que era dirigido. Decían ya traemos al… no sé, una clave, al 25, al 33, al no sé qué, eso no lo alcancé a entender, pero sí que se estaban comunicando con otra persona y que el paquete ya iba en camino. No sabían a dónde llevarme; ni sabían dónde estaba la Fiscalía a la que me tenían que llevar”, agregó.

Finalmente, los elementos del cuerpo policiaco lo llevaron al Ministerio Público; sin embargo, al no encontrar pruebas en su contra lo dejaron en libertad después de las 48 horas que dicta la ley.

 “Es aterrador que te quieran fincar un delito que no cometiste, de forma ilegal, y termines purgando una pena que no es tuya” comentó.

Con información de Proceso.