¿Por qué las comunidades de la zona norte de Toluca están en resistencia?

Robos, secuestros, homicidios y otros actos delictivos han orillado a la región otomí de Toluca a realizar una movilización social permanente. Este viernes instalaron una placa-mural con la leyenda Pueblos en Resistencia que se colocará en la glorieta de las galaxias, uno de los principales puntos de acceso a las comunidades.

Te puede interesar: Autodefensas en el norte de Toluca, la opción desesperada ante la violencia

Elaboración de la placa. Fotos: Carlos Pérez

En la zona norte de Toluca hay una violencia delictiva vinculada con su transición de comunidades semi-rurales a urbanas; gradualmente la ruptura del tejido social es más profunda y las condiciones de olvido permiten que la delincuencia organizada se instale.

En esta región se ha consolidando el narcomenudeo, extorsión, huachicoleo, así lo explica Italo Ricardo Díaz, quien es director de la escuela secundaria Sentimientos de la Nación.

A estos se suma la negligencia de las autoridades para atender la inseguridad: “está el problema de que las patrullas paguen [su] gasolina; entonces llegan y se cobran con la gente, para resarcirse. Una práctica perversa que se explica, pero no se justifica, y que se empata con la actitud de la policía estatal porque se convierte en una práctica impune fácil de desarrollar, eso tiene que parar”, explica el director.

Aumento de la violencia en la zona norte de Toluca

El profesor explica que durante los últimos 20 años ha visto de cerca cómo la violencia ha impactado a los estudiantes y profesoras, quienes han sido agredidas sexualmente.

El 30 de septiembre delincuentes asaltaron y asesinaron a un joven estudiante de 14 años; también, agredieron sexualmente a su compañera cuando caminaban por campos de cultivo de San Diego de los Padres. Los jóvenes estudiaban en la escuela vecina, la secundaria número 69 y la mujer era sobrina de una maestra de la escuela Sentimientos de la Nación.

Este hecho detonó que los vecinos organizaran la Asamblea Comunitaria de los Pueblos de la Zona Norte de Toluca, convocada por los maestros de esta escuela secundaria Localizada en el Barrio de San José Guadalupe Huichochitlan,  en los límites de San Andrés Cuexcontitlán, San Cristóbal Huichochitlan  y San Diego de los Padres Cuexcontitlán.

“La inseguridad no la vamos a resolver escondiéndonos dentro de la escuela. Necesitamos una sociedad que tenga más capacidad de protesta y exigencia para poder resolver eso y los resultados se ven porque cada vez que hay una ola llega la presencia policiaca. Se mueven al compás de la inconformidad, más que de un problema estructural que debe pasar por dotación de servicios, de centros culturales, deportivos, que las nuevas generaciones tengan más opciones de una vida digna”, señala Italo Díaz.

La Asamblea Comunitaria de los Pueblos de la Zona Norte de Toluca

Gradualmente la Asamblea comunitaria se ha fortalecido de distintos sectores. Hoy está nutrida por abuelas y abuelos que son pieza clave en las comunidades otomíes; con ellos trabajan comerciantes, amas de casa, obreros, maestros y egresados de la Sentimientos de la Nación, así como estudiantes y egresados de la UAEMex que ya han estado en movimientos estudiantiles.

Esta asamblea convocó a una protesta contra la marginación y la inseguridad el 20 de noviembre que salió de la Glorieta de las galaxias, lugar que ha sido renombrado este viernes por el movimiento como  Glorieta de nuestros pueblos y donde instalaron una placa-mural.

También convocó al bloqueo de Bulevar Aeropuerto el pasado 9 de diciembre,  luego de que la secundaria Sentimientos de la Nación fue robada.

A tiempo de parar la violencia

Ítalo Díaz explica que la asamblea permitió a los vecinos exigen a las autoridades de seguridad el cumplimiento de sus funciones.

Para saber más: La historia de una escuela que fue robada en Toluca y detonó la movilización social

Con esta asamblea Italo Díaz ve un proceso social en curso, que ve a la fuerza de seguridad como una instancia coadyuvante  a la que se le exige el cumplimiento de sus funciones.Estamos a tiempo de pararlo con mayor presencia de la policía, de la guardia nacional, los diferentes órdenes de gobierno tienen que poner atención a las comunidades.”

Sin embargo, no se trata solo de seguridad, sino de atender el otro rostro de la violencia: la marginalidad y el olvido político.

Por ello, considera que el fortalecimiento de la educación debe ser un pilar fundamental en las administraciones gubernamentales.

“Cualquiera que sea el que llegue al gobierno y no atienda el problema de la seguridad y la educación en las comunidades va a enfrentar serios problemas. (…) Las comunidades van encontrando el valor de la lucha”.