Adiós al 404 de la Plaza España, la Botticella se despide de Toluca

Adiós al 404 de la Plaza España, la Botticella se despide de Toluca
El restaurante seguirá trabajando de forma regular en la misma ubicación hasta julio o agosto. Juan Pablo espera encontrar un nuevo hogar en estos meses del año.

El 404 de la calle España ha albergado por casi 10 años a la Botticella, en donde ni la pizza ni el vino pueden faltar. Esta pequeña narración, en palabras de Juan Pablo —dueño del lugar— es más que eso. Es la historia de cómo una casa estilo andaluz comenzó a albergar historias, experiencias y sabores.

En 2007, Juan Pablo era estudiante de gastronomía, apasionado por la cocina mexicana. Este gusto le fue transmitido por algunos de sus profesores.

Con mucho cariño, Juan Pablo cuenta que el doctor Tonatiuh Romero lo invitó a conocer sitios ocultos de Toluca. De esta forma fue como encontró el 404 de la calle España. Al llegar, «Tona» le habló acerca de la casa que estaban visitando, dieron un pequeño recorrido y terminaron sentándose en un rincón.

Juan Pablo quedó maravillado ante la arquitectura del lugar. Al salir del restaurante pensó en voz alta y dijo: “¡Algún día tendré un restaurante en esta casa!”. Sin imaginarse lo que ocurriría años después.

Con el paso del tiempo y, como buen egresado, comenzó a trabajar, hasta que decidió emprender.

Tal vez te interese: Consulta el mapa de las calles donde operan los parquímetros digitales en Toluca

Con ayuda de su padre, buscó lugares que pudieran alojar su sueño. Solía caminar por las calles de Toluca buscando la locación perfecta; fue entonces cuando recordó la Plaza España.

Se dirigió hasta ella y encontró en su interior un nuevo restaurante llamado El Asador. Juan se dedicó a vigilar el sitio, para así comprobar que estaba desolado. Momentos después habló con el gerente y lo que escuchó fue música para sus oídos: el dueño tenía intenciones de traspasar el punto.

Lo que sucedió luego es historia. Su sueño estaba realizándose, tenía en sus manos las llaves de aquel lugar que, con pocos recursos, decoró y vistió. Además de hacer la carta y crear el concepto.

El 9 de agosto de 2013, la Botticella abrió sus puertas para recibir miles de emociones y experiencias genuinas.

Hoy en día, Juan Pablo comparte esta historia en redes con mucha nostalgia. Y es que, debido al cierre de la calle e invisibilización del lugar, la Botticella, después de 9 años, busca cambiar de lugar para ofrecer un mejor servicio.

En este momento, la alternativa es usar el estacionamiento que se encuentra sobre la calle Gómez Pedraza, justo en la esquina del restaurante (a 20 metros de la Botticella). Con el boleto sellado son dos horas de cortesía. https://goo.gl/maps/UcKA2JmEDkcU4RSG7.

El restaurante seguirá trabajando de forma regular en la misma ubicación hasta julio o agosto. Juan Pablo espera encontrar un nuevo hogar en estos meses del año.

Al mismo tiempo hace una denuncia de la corrupción, la falta de empatía y el pésimo manejo del ambulantaje por parte del Ayuntamiento de Toluca.