Ícono del sitio AD Noticias

La inflación de mayo

El análisis de los Especialistas del Sector Privado consultados por Banco de México (Banxico) estiman que la inflación registrará una variación de 5.02% al cierre del año, una expectativa que incorpora un alza respecto del 4.58% previsto el mes anterior.

De acuerdo con la encuesta de expectativas de fines de mayo, esta previsión se convierte en la fluctuación más alta esperada para la variación general de precios, prevista por los expertos consultados desde enero del año pasado.

Y para el año entrante prevén que la fluctuación del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) estará de nuevo en el rango objetivo de 3.58%, una tasa que también incorpora un cuarto mes consecutivo al alza.

Las expectativas son divulgadas a menos de 24 horas de que el Banco de México presente su Informe Trimestral, donde se espera actualización de pronósticos del PIB e inflación, y a 23 días de que la Junta de Gobierno defina su cuarto anuncio monetario del año.

De acuerdo con los resultados recabados, la mayoría de los especialistas considera que el tipo de cambio promediará al cierre del año en 20.49 pesos; esta cotización muestra un ajuste al alza sobre los 20.50 pesos por dólar previstos el mes pasado.

De confirmarse estas previsiones, los expertos consultados anticipan que la tasa de fondeo interbancario se ubicará al cierre del cuarto trimestre en 4.12 puntos base. Actualmente, la tasa se encuentra en 4 por ciento.

Según los resultados, los especialistas elevaron su expectativa de crecimiento para el Producto Interno Bruto (PIB) a 5.16%, con lo que se completa un sexto ajuste mensual al alza.

El nuevo pronóstico está lejos del 3.74% que tenían al arrancar el año y se ubica como la tasa más alta de crecimiento económico esperada por los 35 especialistas consultados en los últimos 12 meses.

La nueva estimación promedio del PIB que tienen los especialistas del sector privado, se encuentra en el mismo nivel que tiene la expectativa revisada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que está en 5%; está debajo del 6.5% que anticipa la Secretaría de Hacienda,  y se encuentra arriba del escenario central que tenía Banco de México en marzo pasado, que estaba en 4.8 por ciento.

No obstante al amplio ajuste en las expectativas del mercado, para el año 2022  se prevé que la economía alcanzará una tasa de 2.65%, que es ligeramente inferior al 2.66% que proyectaron el mes pasado. Dicha  encuesta mensual de expectativas fue levantada entre el 24 y 28 de mayo.

Por otro lado, los trabajadores mexicanos  fuera del país enviaron a sus familias 14,663 millones de dólares en forma de remesas, entre enero y abril,  información del Banco de México (Banxico).

El flujo de los llamados migradólares incorpora un aumento de 19.14% respecto de los envíos observados el año pasado y se ubica como la mayor entrada de remesas para un periodo similar desde que se tiene registro.

Desde el mes pasado, economistas del Banco Mundial explicaron que esta sólida remisión hacia México nace en tres eventos como son:

  1. Los apoyos extraordinarios en efectivo que recibieron trabajadores desplazados de parte de los gobiernos en los países donde laboran y que compartieron con sus familias de origen.
  2. El esfuerzo que hacen los remitentes para aprovechar la depreciación cambiaria en el país de origen, lo que suele abaratar la compra de bienes, servicios y activos de sus familias en México.
  3. Así como el cambio en los canales de envío de remesas, de informales a formales, que también explican la solidez de los flujos de remesas en plena pandemia.

La información del Banco de México muestra que nada más en el mes de abril, el flujo de remesas a México alcanzó un nivel sin precedentes de 4,047 millones de dólares y se convierte así en el segundo mes consecutivo donde las remesas superan los 4,000 millones de dólares.

Con  los datos actualizados por el banco central permite ver que la remesa promedio captada en abril por cada uno de las 1.8 millones de hogares beneficiados en México, fue de 375 dólares, que es el mayor giro promedio registrado en 12 meses, solo rebasado por el inscrito en marzo del año pasado, cuando promedió 377 dólares.

Y la remesa promedio resultó superior a los 371 dólares que recibió cada familia en marzo  en base  a la estadística de Banxico, en el cuarto mes del año estos recursos ingresaron en 10.79 millones de operaciones.

Por lo que , el flujo de remesas observado en abril, queda inscrito como en el más alto para un mes similar desde que se inició con la estadística y se convierte en el mayor flujo acumulado en un primer cuatrimestre.

Y sigue bajando envío en efectivo.

Como ustedes  recordarán a fines del año pasado, legisladores integraron una iniciativa para modificar la Ley del Banco de México apoyándose en la dificultad del cambio a pesos de remesas que ingresan al país en efectivo.

Según  datos oficiales del Banxico arrojaron que durante el mes de abril, solo el 0.30% de los llamados “migradólares” ingresaron en efectivo y en especie. Esto significa que solo 15.34 millones de dólares de los 4,047 millones recibidos en el cuarto mes del año, fueron entregados en efectivo o en especie. En el detalle de la información divulgada por el banco central mexicano, se observa que el 99.70% de los envíos de remesas que llegaron al país entraron mediante transferencias electrónicas.

Con información de El Economista

Salir de la versión móvil