Listos para hacer historia previo al Super Bowl

Los Seattle Seahawks y Denver Broncos se enfrentarán en un duelo a muerte en el MetLife Stadium para llevar a su vitrina el preciado trofeo Vince Lombardi, tendrán los reflectores encima y una audiencia de más de 100 millones de personas alrededor del mundo este domingo 2 de febrero.

El QB de los Denver Broncos, Peyton Manning, tiene el reto de convertirse en el primer QB en ganar dos Super Bowls con diferente equipo, además de coronar una Temporada donde rompió los récords de más pases de TD (55) y yardas aéreas ganadas (5,477).

Manning quiere cortar las “alas” de la defensiva de los Seahawks, quienes se establecieron como la más sólida en la NFL.

Pero, la defensiva número uno de la NFL, comandada por Richard Sherman y Kam Chancellor, quiere mantener a raya al mejor ataque de la liga.

Los ocho pases interceptados en el 2013 de Sherman lo hacen un blanco poco productivo para los receptores de Manning, por lo que seguramente Manning no arriesgará el ovoide.

Michael Bennet y Sherman también intentarán “secar” el brazo de Manning, quien comandó una ofensiva que promedió más de 38 puntos por encuentro; empero, tiene enfrente a unos chicos que permitieron poco más de dos TD’s (14.4) por encuentro a sus rivales.

Hace unas semanas, Sherman dijo polémicas declaraciones al asegurar que Manning lanzaba pases defectuosos. El QB de los Broncos se “burló” del defensivo durante una conferencia y le dio la “razón” tras presumir sus marcas y récords en la campaña.

Sherman querrá demostrar que ni el brazo y precisión de Manning pueden vencerlo en el campo de juego.

El ataque de Seattle tiene dos nombres principalmente, Rusell Wilson y Marshawn Lynch, ambos son las principales armas; sin embargo, el “Beast Mode” podría ser una diferencia de peso durante el partido.

La inexperiencia de Wilson también es un factor de desventaja; el QB ha dicho que Manning es su ídolo y que ganarle.