Lo mejor del 1,2,3

1.- El interés, prácticamente obsesión, del PRI y su líder real, el Presidente, es no perder ni un solo de los distritos electorales federales que ya tiene y, por el contrario, ampliarlos.

Es fácil comprender que los votos del próximo Congreso, son fundamentales y estratégicos para el gobierno de la República.

Se empiezan a conocer los primeros nombres, ya viendo estrictamente al Estado de México, y el contenido de la lista nos lleva a una conclusión semiautomática: El que garantice que puede ganar.

No importa nada más, ni desempeño, ni moral, ni ética, ni nada.

Sólo que ganen.

Es por ello que algunos alcaldes, claramente identificados por sus abusos y torpezas, libraron este corte.

2.- Imposible no destacar a Alfredo Del Mazo Maza, el delfín natural hace 4 años.

El halo sucesorio es inconfundible.

Lo dicho: El 2015 es el primer paso para el 2017.

El choque de los más poderosos grupos priístas, ha tenido como escenario al Edoméx.

Hecho comprensible por ser la Casa Presidencial.

Faltan las confirmaciones, pero una primera revisión indica una gran fortaleza de Luis Miranda.

Así vamos hasta hoy.

3.- Estoy haciendo una «cooperacha» para comprar un reloj Timex, dos dosis de prudencia y tres sobres de discreción a César Camacho.

Me sorprende que «una lagartija tan apedreada» no haya recibido y descifrado el primer mensaje por su afición a los relojes caros.

Quizá es un hecho fortuito, en política nada lo es, pero definitivamente resulta inoportuno que buscando dar paso a la aspiración electoral de su hijo, César esté en tal brete.