Skip to content Skip to footer

Lo mejor del Se Dice Que

Francisco García Burgos mangoneó durante todo el trienio al pelele de Juan Rodolfo

Vaya cierre de año en el Estado de México. Trabajadores del gobierno desesperados por la falta de pago protestan en al menos una decena de municipios. El Poder Legislativo congestionado, depauperado ante la ausencia de talento y talante para alcanzar acuerdos entre las diversas fuerzas políticas. El Poder Ejecutivo, distante, ausente. El Poder Judicial… de vacaciones. No, no es buen cierre. Las cosas en el 2022 serán complicadas.

Cada vez se entrampa más el presupuesto 2022. Desafortunadamente la operación política de Elías Rescala no ha sido eficaz, en el palacio de gobierno esperaban cosas mejores de él. Da la impresión de que las cosas con su principal aliado, el PAN, no están bien. No están caminando en la misma dirección ni al mismo ritmo. Al PRI le ha fallado el cálculo de negociar con Morena. Habrá presupuesto, sí, pero quizá hasta el tiempo límite que marca la ley, allá a finales de enero.

Francisco García Burgos mangoneó durante todo el trienio al pelele de Juan Rodolfo. En buena medida ese rufián es el responsable de los desastres que hizo su chiva en cristalería en Toluca. Terminado el negocio de su vida se regresará a su tierra natal, Tijuana, con lo bolsillos repletos de dinero mal habido. Lo que él se llevó, solo durante el tiempo que se acomodó al frente de la policía, alcanzaría para pagar salarios y prestaciones a todos lo trabajadores.

Los priistas mexiquenses de arriba reconocen, en su mayoría, al gobernador Alfredo del Mazo como su único y máximo líder. Solo muy pocos, unos cuantos, se han cargado del líder nacional Alejandro “Alito” Moreno. Bueno, eso hasta ahora, ya veremos conforme se acerquen lo tempos de la sucesión.

Es muy indignante lo que sucede en Toluca. Nunca, ni en las peores épocas, había sucedido algo así. Quién sabe que sea más grande: la incompetencia, el cinismo o la corrupción del malogrado alcalde morenista, Juan Rodolfo Sánchez. Miles de trabajadores y sus familias pasarán muy mala navidad por su culpa. No les pagó quincenas ni aguinaldos. El gobierno del estado tendrá que intervenir para remediar tan oprobiosa y abusiva situación. El desgobierno de Juan Rodolfo es una deshonra, un insulto al movimiento progresista en el que millones de personas han confiado.