Skip to content Skip to footer

Lo mejor del Se dice que…

Lo mejor del Se dice que…

Con la caída de Eruviel, quien más pierde el es secretario de Hacienda, Luis Videgaray. Eruviel era su protegido. Un duro golpe para sus aspiraciones presidenciales. Perder la gubernatura que tenía en la bolsa, podría ser moral. Osorio Chong, sonríe.

*

Donde también es cuestión de semanas para que se de un cambio, es la en la presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI. El joven Raúl Domínguez Rex lo sabe, ya tiene preparada la entrega y listas las cajas para sacar sus tiliches de la oficina. La jauría anda suelta y empieza a autopromoverse. Al nuevo presidente del PRI lo colocará el nuevo gobernador, todo lo demás es puro blof. 

*

Frente a la creciente ola de comentarios de que se va, Eruviel puso en marcha su estrategia de defensa. Primero recurrió a los empresarios y logró un apapacho público de la Coparmex. Después fue con los curas para lo mismo y también lo consiguió. Más adelante, hecho mano de uno de sus operadores, el presidente de la Junta de Coordinación Política, Aarón Urbina, para obtener el espaldarazo público del poder legislativo local. Para marcar postura, eligió a un cómodo programa radiofónico. “No tiraré a toalla”, dijo. Algo ha de saber Eruviel que empieza a defenderse.

*

En ese contexto se explica la fotografía de la reunión de gabinete que subió en su cuenta Facebook y que acompañó del siguiente texto “Me encuentro con los miembros del gabinete estatal afinando detalles del trabajo para las próximas semanas”. Al buen entendedor, pocas palabras, parece que quiso enviar el mensaje de no pienso dejar el cargo, estoy muy ocupado.

*

La mejor defensa que Eruviel puede tener, es que su gobierno haga bien las cosas, que de resultados, lo demás es grilla. El mismo, y la sarta de ineptos de que se rodeo, lo pusieron en la frágil situación en que está, nadie más. Si Eruviel quiere salvarse, este sería el momento para tirar el lastre, no esperar otra vez a que desde el DF le pongan en orden las cosas, como sucedió con la secretaría de Seguridad. Que Eruviel se vaya se ha convertido, poco a poco, en una exigencia popular, no es una conspiración política, como sus defensores pretenden argumentar. No tardará mucho para que el tema sea bandera de movimientos organizados que tomen la calle.

*

Ejercito y marina emprendieron en la zona limítrofe del estado con Guerrero, la cacería de los liderazgos más violentos y temibles de las reminiscencias de “La Familia”, que desde hace casi una década han devastado al sur de la entidad. La implacable búsqueda, que no se detendrá hasta que caigan vivos o muertos, se ordenó luego de que en días pasado los criminales atacaran a efectivos de la fuerzas federales matando a un marino. Las horas de Johnny Hurtado Olascoaga “El Mojarro” y José María Chávez Magaña, "El Pony", parece están contadas. Tuvieron que pasar mas de 10 años de terror y que llegaran las autoridades federales, para poner fin a una larga historia de horror.

*

Tierra caliente es escenario de guerra. Las fuerzas armadas operan para quitar el control de la región al crimen organizado. Nada fácil será la empresa, la delincuencia se ha enraizado, de hecho ha logrado construirse una base social que la protege. Lo que sucede en Luvianos, Tlatlaya, Amatepec y Tejupilco, es muy parecido a lo que pasa en Michoacán. Cuando se destape la cloaca la pestilencia inundará a todo el estado.

*

El mejor espaldarazo que podría recibir Eruviel, el único que realmente necesita y que pondría fin a toda la maledicencia, es el del presidente, todo lo demás es folclor, derecho de pataleo. La última palabra la tiene Peña.

*

Es muy curioso como el PRI se ha mantenido al margen del tema. El propio César Camacho, que mucho sabe del tema, no ha dicho una sola palabra para apuntalar al gobernador Eruviel que tan generoso ha sido con él y su grupo. Qué decir del pobre Raúl Domínguez Rex, que de plano no picha, ni cacha, ni deja batear. Sería este un buen momento para que los ex gobernadores, diputados federales y locales, senadores y alcaldes tricolores, cerraran filas alrededor del gobernador, que la opinión publica ha puesto en cadalso.