Ícono del sitio AD Noticias

Meses sin recibir sueldo; la historia de las trabajadoras de Naucalpan

Las historias narradas por algunas trabajadoras del DIF ––quienes llevan meses sin sueldo–– revelan cómo ha afectado su bolsillo y su vida cotidiana el adeudo de salarios. Esta problemática no solo las a afectado a ellas, sino al resto de la sociedad, ya que los servicios que cubren están destinados especialmente a población vulnerable.

Te recomendamos: ¿Por qué Naucalpan es considerado el municipio más inseguro del Edomex?

Han transcurrido seis jornadas en las que trabajadoras han mantenido la protesta ante el incumplimiento de pagos y prestaciones que ya acumulan cuatro quincenas de adeudo por parte del gobierno municipal a cargo de la morenista Patricia Durán Reveles.

Este miércoles realizaron un paro de 24 horas para exigir el pago de los sueldos que les adeudan desde hace cuatro quincenas. Aunque una acción como esta puede resultar arriesgada en un municipio considerado como el quinto más inseguro a nivel nacional, la desesperación económica ha obligado a las mujeres a mantener la protesta incluso por la noche y durante las madrugadas.

Afortunadamente, dicen algunas trabajadoras, hay patrullas y elementos de seguridad que apoyan durante las horas más frías y oscuras del día. Son policías que en los últimos meses también han padecido el atraso constante en el depósito de sus salarios y prestaciones. La desesperación económica ha llegado a su punto máximo para estas trabajadoras del Sistema Municipal del DIF, quienes están dispuestas protestar el tiempo que sea necesario.

”Debo hasta la camisa”

Celia Martínez – Cocinera en estancias infantiles

Soy trabajadora de confianza en el área de comedores y cocinas, doy servicio a estancias infantiles del DIF, en un turno de siete de la mañana a tres de la tarde, tengo 23 años de antigüedad. Yo gano dos mil pesos a la quincena, si hago cuentas ya me deben ocho mil pesos. Los problemas que tenemos con nuestros pagos vienen desde la segunda quincena de abril, se dan pagos desfasados y en abonos. Nos pagan una quincena y luego dos no. Ayer se cumplieron cuatro quincenas que nos adeudan, no tenemos certeza de que realmente nos vayan a pagar, y esto, sin mencionar el aguinaldo… El argumento que nos han dado en estos seis meses es que la administración no tiene recursos, que hay problemas con laudos, con el Issemym…

En mi casa falta despensa, falta comida. Debo hasta la camisa, tengo muchas deudas. La lucha que ahorita llevo a cabo es porque yo le prometí pagar en diciembre a la gente que me ha prestado… esa es mi preocupación. No encuentro la manera de cómo me va a pagar la administración para que yo pueda pagarle a la gente que le debo. Tenemos también crédito en el banco, que nos cobra interés adicional por el retraso de pagos.

Celia Martínez – Cocinera en estancias infantiles. / Foto: Mercedes Martínez

”Me deben cuatro quincenas”

Bonifacia Alejo – Intendente

Soy de intendencia, a mucha honra. Nuestro sueldo no es mucho, pero nos ayuda muchísimo. Lo único que exigimos es nuestro pago. Ahorita han despedido a mucha gente, que quienes ya no podían, que se fueran; personal de intendencia o abogados han renunciando. Nosotros seguimos aquí porque nos interesa nuestro trabajo, pero también necesitamos nuestro salario.

Me he visto en la necesidad de pedir prestado. Debo lo que me prestaron para el uniforme de mis hijos. Me deben cuatro quincenas, cada una la pagan en 2 mil 200. Además de las ocho horas diarias de trabajo, a veces nos toca cubrir horas extras que no pagan. Pedimos que tengan una gota de empatía y humildad. No todos tenemos los mismos recursos para cubrir el alimento y otras necesidades.

Bonifacia Alejo – Intendente en el DIF Naucalpan. / Foto: Mercedes Martínez

”Uno trata de atender a los pacientes a pesar de que no nos paguen”

Octavio Maldonado – Psicólogo

Llevo 18 años trabajando en el sistema como encargado de un centro de atención psicológica. Tengo un horario de lunes a viernes de 8 a cinco de la tarde. Las actividades que realizo son múltiples, principalmente terapias individuales, familiares y talleres. Hay personal que ya renunció sin que se vuelva a contratar. Tengo maestría, sin ganar un salario acorde a mis estudios. Uno se sostiene con otras actividades, pues también me deben cuatro quincenas. El centro donde trabajo está cerrado, otros 12 centros periféricos están en la misma situación.

La atención que damos es a toda la población, desde niños desde seis años hasta adultos mayores. Los trastornos mentales y depresivos han aumentado, también los de ansiedad, derivado de la pandemia. Hay mujeres que solo se dedicaban a sus hijos, pero tuvieron pérdidas familiares, como su pareja, y han desarrollado trastorno de ansiedad algunos casos con cuadros psicóticos, que no podemos atender por esta situación de incumplimiento en los pagos. Tenemos también niños que no salían durante toda la pandemia, y ahora que regresaron a la escuela han tenido cambios conductuales enormes, resistencias, no quieren ir, presentan sintomatología como si fueran personas de treinta o cuarenta años.

Uno trata de atender a los pacientes a pesar de que llevamos meses sin que nos paguen, pero esto ya no es un asunto que esté en nuestras manos, no es una cuestión de ética, se ha sostenido hasta donde se ha podido. Esto ya es un asunto del sistema.

Octavio Maldonado – Psicólogo. / Fotos: Mercedes Martínez

Aguinaldo en riesgo

Lucero Jiménez – Psicóloga educativa

Yo doy terapia de lenguaje a los niños, y atención y asesoría a familias enteras. Y ahorita, ¿qué hacemos? También nuestra familia come… Hay compañeros a los que les deben incluso seis u ocho quincenas. Algunas compañeras lograron que les pagaran una quincena a través de una demanda, pero otra vez ya se les debe su salario. Vemos que el aguinaldo también está en riesgo. Nosotros no deberíamos estar aquí (en el paro), por eso trabajamos, y que ahorita no nos den nuestro pago… Nadie da la cara.

Los niños entraron a las escuelas, tenemos que comprar uniformes, pagar colegiaturas, nuestros hijos comen y tienen gastos, y por eso trabajamos. Tampoco es un sueldo elevado como para que nos tengan así.

El impacto para los niños afectados es grande porque ya estaban viniendo a sus clases, se estaban adaptando y ahora encuentran sus estancias y preescolares cerrados. También afecta a las madres que trabajan y tienen necesidad de dejar a sus pequeños, y ahora tiene que batallar para buscar quién les cuida a sus niñas o niños.

Trabajadoras del DIF Naucalpan. / Foto: Mercedes Martínez

“Ni siquiera se dan cuenta del impacto negativo en la salud mental”

María Carranza – Personal de la Secretaría en la Procuraduría Municipal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del Sistema Municipal DIF

Yo trabajaba con niños en situación de calle, les dábamos una atención que ya no hay. A los niños se les daba una beca que ya no se les da, obviamente. Se trabajaba también con las mamás, con escuela para padres, y pláticas sobre prevención del abuso sexual infantil, que tampoco ya no se da. Como el programa ya no existe, nos mandaron a apoyar en la jornada de vacunación.

Pedimos que nos paguen las quincenas que nos adeudan. No tenemos manera de solventar nuestros gastos porque tenemos que estar aquí. Lo que nos deben es por algo que ya hemos trabajado. Nos hemos visto en la necesidad de buscar otras actividades para obtener ingresos, pero al final los gastos quedan a cargo de una sola persona. Aunque yo cuento con el apoyo de mi esposo, aquí hay mujeres que son madres solteras o que no tienen otra persona que les apoye. Está muy complicada la situación porque a veces ni para el pasaje tenemos.

Martha Reyes – Trabajadora social

Cubro cuatro centros periféricos. Estamos aquí apoyando el paro laboral porque esta administración nos ha quitado muchos derechos. Ha sido austera en toda la extensión de la palabra: desde el material de limpieza, papelería. Nos piden informes que debemos entregar en físico y que corren por nuestra cuenta. No pedimos nada más que lo que ya trabajamos.

Cerrando los centros no podemos dar la atención que requiere la población. Ni siquiera se dan cuenta del impacto negativo que esto tiene a nivel salud mental.

Martha Flores -Psicóloga

Soy encargada de un programa llamado Integración Familiar, y organizo talleres con padres para tratar el tema de la crianza y para que adquieran habilidades. Mi función es acudir a iglesias, escuelas o comunidades donde se pueda organizar a grupos de padres para tratar esas habilidades, pero durante esta administración los traslados han corrido por mi cuenta. También atendemos casos que llegan desde los juzgados relacionados con niñas y niños. Esto ya no lo podemos hacer presencial por el adeudo de pagos y por este paro. Por la falta de recursos.

Nos piden evidencias de nuestras actividades, pero no hay hojas, no hay tinta, no hay internet para generar y entregar esos informes.

El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de las Familias, conocido como DIF, tiene 11 estancias infantiles y 25 jardines de niños en el municipio de Naucalpan, que se mantienen cerrados ante el paro de labores de trabajadoras y trabajadores a quienes se les adeudan al menos cuatro quincenas de salario.

Aunado a estos, se cuenta con centros que atienden a niñas y niños que son resguardados tras haber sido víctimas de violencia física y psicológica. Las trabajadores que atienden estos lugares tampoco han recibido los últimos pagos; sin embargo, se mantienen en labores para no dejar a los menores de edad sin la atención que requieren, aunque esto signifique que deban costear todo el trabajo y los gastos.

Para saber más: Continúa deuda a trabajadoras de albergue en Naucalpan

El departamento de Comunicación Social del DIF estatal explicó que los sistemas a nivel municipal son competencia de cada uno de los ayuntamiento, por lo que no cuenta con facultades para interferir o tomar la responsabilidad ante el adeudo de pagos a trabajadores. Este medio trató de consultar al departamento de prensa de Naucalpan, pero se ignoró el llamado.

María, Martha Reyes y Martha Flores.

Hay poca certeza de que se realicen los pagos

Para el regidor independiente Anselmo García Cruz, la situación por la que está pasando Naucalpan jamás se había visto. No son solo las trabajadoras del DIF, todos los empleados de confianza no han recibido puntualmente su salario desde hace cuatro, cinco , seis, siete y hasta la octava quincena. No hay certeza de que se les vaya a pagar en los próximos días”.

En entrevista, recordó que el Ayuntamiento tomó la decisión en días pasados de desincorporar dos bienes inmuebles con el propósito de generar recursos para cubrir los salarios, pero aclaró que tampoco hay certeza, “porque tendrá que ser aprobado por la legislatura local, en la Cámara de Diputados del Estado de México”.

“Si lo aprueba (la desincorporación y venta de inmuebles municipales) se dará paso al trámite, pero si no lo aprueba no habrá forma, o por lo menos no han querido tomar otras decisiones. Así están las cosas, estamos en una total incertidumbre”, dijo García Cruz.

El integrante de cabildo añadió que “Desde los meses de marzo y abril, cuando empezaron a tener dificultades para pagar los salarios, nosotros en lo personal hicimos el planteamiento de que era necesario que se hiciera una revisión de las finanzas. Sobre todo porque hubo un repunte en el gasto en el capítulo mil muy alto. Advertimos que para 2020 había un gasto de más de 900 millones de pesos, gastaron en ese capítulo mil más de lo que se aprobó. Hicieron caso omiso a nuestras consideraciones y planteamientos, y ahora estamos así. No veo cuál podría ser la salida en caso de que la legislatura no apruebe la desincorporación, a menos que haya un rescate del gobierno del Estado o el federal, no lo sé… la verdad lo veo complicado”.

Sobre el tema, el pasado lunes, Enrique Vargas, diputado y coordinador del PAN en la legislatura local dijo ante medios de comunicación que “no pasarán las solicitudes de los alcaldes morenistas salientes de Toluca y Naucalpan para vender predios con lo cual buscan pagar deudas a empleados y proveedores”:

Las manifestaciones de trabajadoras y trabajadores afectados no solo ha sido mediante paros laborales y manifestaciones, también interpusieron decenas denuncias penales contra la alcaldesa Patricia Durán y el tesorero Leopoldo Corona por la retención de salarios que les adeudan desde hace seis quincenas sin que les hayan dado alguna explicación. Los incumplimientos de pagos también persisten en otras áreas del Ayuntamiento como el área de Seguridad Pública y Servicios Municipales.


En la última semana, medios nacionales dieron a conocer que el Sistema de Atención Tributaria (SAT) dirigió un citatorio a la alcalde Patricia Durán, al hallar omisiones, presuntas inconsistencias o comportamientos atípicos en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, correspondientes a los años 2018, 2019, 2020 y 2021; razón por la cual se emitió el citatorio. El regidor José Velázquez dijo al medio La Jornada que esa información corresponde a una solicitud que se le hizo a la alcaldesa como persona física.

El hecho de que una administración municipal se quede sin recursos para pagar a sus trabajadores parece una regla, una costumbre que todos critican al entrar y repiten al irse. En otro momento, José Guadalupe Luna Hernández –Maestro en Derecho Constitucional y nuevo Presidente del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Anticorrupción del Estado de México y Municipios– dijo en entrevista con este medio que se trata de una circunstancia que “desgraciadamente” es recurrente: “parte de una mala concepción y abusiva que se tiene de la idea de la autonomía del municipio para administrar sus recursos”.

Te recomendamos: ¿Por qué los ayuntamientos se quedan sin dinero al final de cada administración?

Salir de la versión móvil