Graves violaciones a derechos humanos en hospitales del Edomex, documenta CNDH

Con tres recomendaciones emitidas en menos de una semana, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) evidenció graves violaciones que persisten en hospitales ubicados en municipios del Estado de México; están a cargo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Lee: Modifica Salud Edomex 170 registros de defunciones por Covid-19

La atención médica inadecuada, la negativa del servicio o la atención tardía que provocaron la muerte de sus pacientes son algunas de las violaciones a derechos humanos más graves. Por ello, se realizó una investigación y tres recomendaciones recientes por parte del organismo nacional.

Los fallecimientos de los pacientes como consecuencia de la mala atención médica ocurrieron en el Hospital Bicentenario, en Tultitlán; en el Hospital General 194, en Naucalpan; y en el Hospital General 98, en Coacalco.

Hasta 2017, el 38 por ciento de la población mexiquense se encontraba afiliada al IMSS, y el ocho por ciento al ISSSTE, de acuerdo a datos del Consejo Estatal de Población (COESPO) sobre la Cobertura y uso de los servicios de salud en el Estado de México.

Tultitlán: Una intervención tardía. Recomendación 123/2021

El 29 de noviembre de 2019, la Comisión recibió una queja de una persona que señalaba que la vida de su familiar estaba en peligro. El denunciante explicó que el paciente no recibía la intervención quirúrgica ni los tratamientos necesarios después de siete días internado en el Hospital de Alta Especialidad Bicentenario de la Independencia, ubicado en el municipio de Tultitlán.

Por su parte, el ISSSTE informó que se habían practicado al paciente terapia de hemodiálisis e intervención quirúrgica en el pie derecho; pero un mes después la víctima falleció de un paro cardiorrespiratorio.

Por estos hechos, la Comisión Nacional inició una investigación, en donde advirtió que en el hospital Bicentenario se omitió la realización de una exploración adecuada. No se solicitó la valoración por parte de los especialistas en medicina interna ni se solicitaron estudios de radiografías o ultrasonidos, para establecer, en su caso, un tratamiento con amputación. Tampoco se prescribió tratamiento para erradicar el diagnóstico de hepatitis C.

Además, hubo una inadecuada exploración física y un seguimiento impuntual de la evolución del paciente al referir en una nota médica necrosis en tres dedos del pie, cuando ya le habían sido amputados.

Naucalpan: Sin análisis clínico por una máquina descompuesta. Recomendación 116/2021

En enero de 2019, la salud de un paciente con síndrome mielodisplásico o trastorno causado por células sanguíneas, se agravó y falleció por falta de un diagnóstico oportuno. Esto se refiere a la falta de exámenes médicos necesarios y los tratamientos requeridos.

El 14 de enero de 2019, la esposa de la víctima denunció ante la CNDH que el 3 de enero de ese año, su pareja ingresó al Servicio de Urgencias del Hospital General número 194, ubicado en Naucalpan, Estado de México. A pesar de su gravedad, el personal médico mantuvo al paciente sentado por largo tiempo.

El personal informó a sus familiares que estaban esperando un tercer resultado y la respuesta por parte del Centro Médico Nacional “La Raza”, ubicado en la Ciudad de México, para trasladarlo a ese hospital; otro familiar acudió a dicho centro médico, donde le informaron que no existía ningún documento con el nombre de la víctima.

No te pierdas: Emite CODHEM recomendación a Secretaría de Salud por negligencia médica

Posteriormente, en el Servicio de Urgencias del Hospital General 194 les informaron que la víctima tenía un problema de ansiedad y que había sufrido una caída; golpeándose en la cabeza, motivo por el que tuvo que ser sedado sin autorización. Personal del hospital explicó que la víctima presentó daño o mal funcionamiento cerebral, problemas de asfixia y que debían intubar, ya que se encontraba en estado de shock por el golpe; posteriormente, sufrió un derrame cerebral hasta que finalmente falleció el 6 de enero de 2019.

Coacalco: “Inadecuada atención médica que derivó en negligencia”. Recomendación 110/2021

En mayo de 2020, el Servicio de Urgencias del Hospital General 98, ubicado en el municipio de Coacalco de Berriozábal, Estado de México, recibió a un paciente que presentaba dolor abdominal y pérdida del estado de alerta por ingesta de alcohol. El paciente permaneció internado hasta el 11 de junio del mismo año, fecha en la que falleció al presentar un evento de paro cardiorrespiratorio.

Dos días antes de su muerte, un familiar presentó una queja ante la CNDH, por considerar que la atención brindada por personal médico del Hospital General fue inadecuada y no se le proporcionó información precisa sobre el estado de salud de su familiar internado.

Tras llevar a cabo una investigación y recabar evidencia, el Organismo nacional determinó que trece servidores públicos del Hospital omitieron la aplicación de protocolos para reducir las complicaciones presentadas por el paciente.

También omitieron las normas oficiales a seguir en la integración del expediente clínico. Además, incurrieron en una inadecuada atención médica que derivó en negligencia al no aplicar protocolos para un procedimiento de extubación, mismo que, se comprobó, se realizó de manera injustificada, con lo que se contribuyó al deterioro en el estado de salud del paciente y a su posterior fallecimiento.

La Comisión encontró también que el diagnóstico realizado por las autoridades responsables no contó con una confirmación a través de estudios de laboratorio; que el abordaje diagnóstico como el manejo terapéutico brindado fue incompleto al omitir la realización de una tomografía computarizada. Tampoco se realizó el procedimiento que establece la literatura médica para el tratamiento de intoxicación por metanol.

Aunque los hechos en los diferentes hospitales ocurrieron en los años 2019 y 2020, las tres Recomendaciones fueron emitidas por la Comisión en un lapso menor a una semana, los días 20, 23 y 24 de diciembre de 2021.

Además de evidenciar las negligencias y omisiones a nivel institucional en las instituciones de salud pública, enlista una serie de lineamientos que tanto el IMSS como el ISSSTE deben atender para cumplir a cabalidad con las Recomendaciones.

Por ejemplo, como parte de la Recomendación 123/2021, el ISSSTE debe reparar el daño causado a la víctima y a sus familiares directos; asegurar el acceso a los recursos de ayuda, asistencia, reparación y se les otorgue atención psicológica y tanatológica que requieran. También, una justa compensación por la mala atención que provocó el fallecimiento de una persona en el Hospital Bicentenario de Tultitlán.

La dependencia médica debe dar seguimiento de la queja en contra de las autoridades responsables de las irregularidades y omisiones en la atención médica que el caso refiere, y presentar una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Al igual que en las Recomendaciones 123 y 110, directivos del IMSS y el ISSSTE deben asegurarse de diseñar e impartir un curso integral dirigido al personal médico en materia de derechos humanos. Este debe considerar los principios de accesibilidad, disponibilidad y calidad relacionados con el derecho a la salud. Además de la elaboración, integración, uso, manejo, archivo y conservación del expediente clínico y los documentos que lo integran.

Afiliados a dependencias de salud en el Edomex

Para el año 2015, de acuerdo a los últimos datos presentados por COESPO (2017), en el Estado de México, 6 millones 136 mil 166 personas estaban afiliadas a través del Seguro Popular, de las cuales 99.47% forman parte de la población usuaria; 4 millones 815 mil 734 personas están afiliadas en el IMSS y 99.66% usan los servicios de salud en dicha institución; 99.61% de un millón 67 mil 604 personas afiliadas a través del ISSSTE e ISSSTE estatal son usuarias.

De los 443 mil 230 mexiquenses que están afiliados a servicios de salud en alguna institución privada, 99.73% son usuarios. Por su parte, de las 366 mil 497 personas que están afiliadas a servicios de salud por medio de otras instituciones de salud públicas o privadas u otros lugares, 99.12% son usuarias y, finalmente, de los 134 mil 814 mexiquenses afiliados en Pemex, Defensa o Marina, 99.69% son usuarios.

Esto significa que la gran mayoría de las y los mexiquenses que están afiliados a alguna institución pública o privada hacen uso de los servicios de salud en la misma institución donde se encuentran afiliados.