Ícono del sitio AD Noticias

El caso de Pamela Anaya, un posible feminicidio encubierto en Valle de Bravo

La muerte de Pamela Anaya Martínez registrada hace casi un año en Avándaro, Valle de Bravo, fue catalogada como un “accidente”. Ahora su familia a demandado al Poder Judicial la reformulación de la investigación con perspectiva de género pues tres peritajes externos apuntan a un posible feminicidio.

Te recomendamos: Encuentran a mujer asesinada en hotel de Tenango del Valle

El reclamó que se realizó en audiencia el pasado 22 de marzo ha tenido efecto; de acuerdo con el diario Reforma un juez de control ordenó a la Fiscalía estatal reabrir una carpeta de investigación por la muerte de la mujer de 38 años.

Ahora la Fiscalía tiene 10 días a partir del 23 de marzo para notificar al juez y a su representante legal si mantiene su postura de no llevar un juicio o reabrir la investigación. Esta fue cerrada por presunta corrupción, ya que el posible responsable sería un influyente empresario.

Por su parte, la familia argumenta que existen una serie de evidencias que fueron desechadas porque no se inició la indagatoria con perspectiva de género.

Los hechos

De acuerdo con testimonios de la familia, el 2 de mayo del 2021 la víctima salió con el presunto feminicida Issac Salomón, a quien conoció durante la pandemia. Ella era propietaria de una estética y brindaba servicio a domicilio.

Ese día los familiares recibieron una llamada de una asistente de Pamela, en la que les explicaron que se encontraba hospitalizada por lo que se comunicaron a su teléfono; pero contestó el presunto agresor quien les dijo que estaba en el Hospital ABC, ubicado en Observatorio, Ciudad de México. Sin embargo, en la llamada les aseguró que la mujer se encontraba estable y consciente.

Ante la preocupación los familiares salieron de Querétaro, en donde ellos viven y se dirigieron a la clínica para ver a Pamela. Al llegar los médicos les preguntaron si había sido secuestrada, pues presentaba lesiones en muñecas, tobillos, antebrazos y le habían suministrado un calmante “muy fuerte que le impedía reaccionar a lo que le suministraba el hospital”.

En el nosocomio recibieron la carta de Isaac Salomón “N”, en él detalló que a Pamela la oprimió la puerta eléctrica del estacionamiento de su casa localizada en Avándaro, Valle de Bravo. Por esta razón, la trasladó al hospital en una ambulancia privada hacia Santa Fe, donde no la recibieron y acudió a Observatorio.

Daniel precisó que a las 22:00 horas del domingo mencionado la víctima aún estaba viva; sin embargo, a las 16:45 de la tarde del lunes 3 de mayo falleció tras seis paros cardiorrespiratorios. Los médicos dieron parte al Ministerio Público de la alcaldía Álvaro Obregón, que, a su vez, notificó a la Fiscalía mexiquense sobre los hechos.

Familia presenta denuncia

La familia presentó una denuncia ante la Fiscalía Regional de Valle de Bravo, donde inicialmente los recibieron “muy bien”. Incluso se entrevistaron con Dylcia García Espinosa, Fiscal Central para la Atención de Delitos Vinculados a la Violencia de Género, quien se comprometió a emitir una ficha para impedir que el presunto responsable de los hechos saliera del país, y encausar la investigación como feminicidio.

Sin embargo, la familia denunció que en la Fiscalía General de Justicia les negaron la carpetas. Un abogado de oficio que los representó les dijo que no debían exponer el asunto a los medios de comunicación ni las redes sociales.

Con información de Milenio, Reforma y Agencia MVT

Salir de la versión móvil