Ícono del sitio AD Noticias

Protestan en El Salvador contra medidas del presidente Nayib Bukele

Fotografía: La Jornada

Al menos unas cuatro mil personas protestaron este domingo en El Salvador contra el presidente Nayib Bukele y las recientes acciones de su administración, las cuales aseguraron que están encaminadas a consolidar su poder en el país centroamericano.

Las personas marcharon por calles y avenidas de la capital para rechazar el bitcoin como moneda de curso legal, la remoción de un tercio de los jueces y magistrados del órgano judicial, y un fallo de la corte que abre las puertas a la reelección presidencial inmediata, que fue criticada por Estados Unidos.

Portando pancartas, banderas y carteles, las personas gritaron consignas como “¿Qué quiere El Salvador?, sacar al dictador”, mientras exigieron el respeto a la independencia de poderes.

El mandatario salvadoreño descalificó la protesta y la cantidad de personas que asistieron a la convocatoria promovida en redes sociales con la etiqueta #El17Marchamos.

“La marcha es un fracaso y lo saben. Ahora solo les quedará publicar fotos desde abajo, con tomas cerradas y tratar de sorprender a la comunidad internacional. Aquí ya nadie les cree” escribió Bukele en Twitter.

En la manifestación participaron campesinos, feministas, población LGBT+, indígenas, ambientalistas, jueces y magistrados, así como políticos de oposición.

Bukele ha tratado de ridiculizar a sus opositores y ante los señalamientos en su contra de que es un líder autoritario se autodenominó recientemente en su cuenta de Twitter como el “dictador más cool del mundo mundial”. De acuerdo con recientes encuestas realizadas por la Universidad José Simeón Cañas (UCA) y el periódico La Prensa Gráfica —críticos al gobierno— Bukele aún goza del respaldo mayoritario de los salvadoreños.

Los manifestantes exigieron que se restituya a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y al fiscal general destituidos el 1 de mayo. También pidieron que no se aprueben las reformas a la Constitución que promueve el gobierno, que no se avale la reelección presidencial y se deroguen las reformas a la ley de la carrera judicial que facilita a la Corte Suprema de Justicia trasladar o despedir a jueces o magistrados.

Con información de La Jornada y San Diego Tribune

Salir de la versión móvil