Skip to content Skip to footer

Rosaura Henkel, las ventajas de su amistad con primeras damas de México

Desde el sexenio de Vicente Fox, la socialité se hizo de importantes contratos de mercadotecnia y publicidad; además de que llevaba las relaciones públicas con su empresa En Punto Relaciones Públicas

La socialité mexicana Rosaura Longoria de Henkel –y esposa del magnate Eduardo Henkel– ha logrado en tres sexenios hacerse de la amistad de dos primeras damas y sacar ventaja de esas relaciones a partir de negocios al amparo del poder, de acuerdo con un reportaje de la revista Proceso.

En este reportaje, escrito por Arturo Rodríguez García, se señala que gracias al amparo de su amistad con las primeras damas Marta Sahagún y Angélica Rivera, Rosaura Henkel logró que su matrimonio consiguiera jugosos negocios; especialmente en medios de comunicación y relaciones públicas.

Lee: Investigan FGR y UIF a Arturo Peña Nieto por negocios inmobiliarios millonarios: Proceso

Importantes contratos

Desde el sexenio de Vicente Fox, la socialité se hizo de importantes contratos de mercadotecnia y publicidad; además de que llevaba las relaciones públicas con su empresa En Punto Relaciones Públicas.

Se trató del fruto de la amistad con Marta Sahagún, quien inició aquel sexenio como coordinadora de Comunicación Social de la Presidencia; luego se convirtió en “primera dama”.

Posteriormente, Rosaura Henkel se aproximó a la élite peñanietista y construyó una relación cercana con Angélica Rivera. Por sus negocios y acciones de esos años se ha visto implicada en polémicas con diferentes personajes hoy sumidos en escándalos de corrupción. El primero de ellos, el abogado Juan Ramón Collado Mocelo, actualmente preso, enfrentando un proceso por delincuencia organizada; así como operaciones de procedencia ilícita.

En febrero pasado, el diario Reforma publicó declaraciones de Juan Collado en donde proporciona información relativa a las operaciones de Angélica Rivera. Destacan los contratos para organizar eventos especiales de la Presidencia de la República y varias secretarías de Estado, por las que habría conseguido ingresos por unos mil millones de pesos.

“Dentro del gabinete del presidente Peña se acataban las instrucciones que la propia señora daba y se sabía que los recursos eran enviados a Estados Unidos por medio de diversos fideicomisos que manejaba su hermano Manuel Rivera, y que los operadores principales de ello eran la señora Rosaura Henkel, la familia Álvarez Morphy y el señor Héctor Loustaunau.

“Por otra parte, un hecho que también generó molestia al interior fue que la señora Angélica dio instrucciones para que a la señora Henkel le fuera otorgada una concesión de radio FM, cuya condición, se supo al interior, era que le entregara 50% del uso de la concesión a la señora Angélica Rivera”.

Los fideicomisos que menciona Collado, así como la radiodifusora, están actualmente bajo investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF). Una es la Fundación duerme tranquilo, dedicada a la recaudación y triangulación de fondos a otras fundaciones; la otra es por la forma en que Henkel adquirió la frecuencia 105.6 FM, originada en la 1506 AM que fue propiedad de la familia Maccise.

Los vínculos y el staff

Parte de la investigación que la UIF realiza desde el año pasado sobre Enrique Peña Nieto abarca al equipo que integró el staff del exmandatario; tanto en el Estado de México, como para la Presidencia de la República.

Un grupo de personajes que integraron el staff peñanietista atrajeron la atención de las autoridades por las actividades empresariales que mantienen; especialmente en el sector inmobiliario.

El común denominador entre estos es que exfuncionarios y exfuncionarias incluyen a sus cónyuges en negocios y actividades. Por ejemplo, la administradora de Peña Nieto, María Isabel Borroso Aguirre; ya que es esposa de Luis Alfonso Rodríguez, empresario identificado en testimonios que forman parte de la investigación como cercano a Angélica Rivera, en relación con los negocios de organización de eventos.