Skip to content Skip to footer

Salud, objetivo de África

Petróleo, diamante, oro, madera y otros recursos naturales pululan en países de África, sin embargo la salud, cual riqueza y vital derecho humano, sigue siendo esquiva pese a esfuerzos políticos y sociales de muchos gobiernos de la región.

"África está enfrascada en alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el ramo sanitario", declaró en exclusiva a Prensa Latina el ministro angoleño de Salud, José Van Dúnem, en la última jornada de un foro continental del sector.

Van Dúmen presidió la primera reunión de sus homólogos de 34 países africanos que intercambiaron criterios y discutieron del 14 al 17 de abril pasado en Luanda, bajo el lema "Hagamos de África un continente más saludable".

El evento estuvo coordinado y concertado entre la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Unión Africana y el Gobierno de Angola.

Según el funcionario angoleño, para "conseguir los Objetivos del Milenio (previsto para 2015) y hacer una agenda post, tenemos que resolver los principales problemas que enfrentamos".

Reclamó en primer lugar la aplicación de servicios universales de salud, "acabar con las barreras que frenan la obtención de recursos, así como la deficiencia que impera en el financiamiento y en los capitales humanos de este sector".

A lo anterior se suma, recalcó, la necesidad de imponer estrategias que sean lo suficientemente articuladas.

Comentó que están sujetas a directrices políticas y a muchas acciones las condiciones para que la población africana disponga de una vida sana y un cuidado adecuado a fin de alertar, revertir o paliar las consecuencias de un problema de salud.

"Queremos una prestación eficiente de salud y entonces pensamos y debatimos en crear una agencia continental que regule y controle la calidad de los medicamentos para evitar la falsificación, fechas de vencimiento, y así garantizar además que el precio se comporte con la condición de vida", explicó.

También, agregó, se debatió sobre la creación de un laboratorio o algunos para responder con rapidez y eficiencia a emergencias como la que actualmente enfrenta Guinea Conakry con la fiebre hemorrágica del virus Ébola.

Al respecto, el representante regional de la OMS, Luis Gomes Sambo, notificó en el foro que la cifra de muertos por ese flagelo ascendió a 121 en Guinea Conakry y Liberia.

"El brote se propagó hacia las fronteras y por el momento se tienen a 200 personas sospechosas de tener el mal", reveló Gomes Sambo, quien lamentó que, entre las pérdidas humanas, aparezcan esforzados trabajadores del sector.

Durante una de sus intervenciones en la cita, llamó a los países del continente a que mantengan la alerta. La enfermedad tiene una tasa de mortalidad de hasta el 90 por ciento y no existe tratamiento o vacuna eficaz.

Ante tal realidad, el director territorial de la OMS pidió a los gobiernos redoblar la vigilancia epidemiológica, intensificar las campañas de información sobre ese virus y adoptar medidas para fortalecer la calidad de los laboratorios de salud.

Pese a la existencia de la enfermedad, dijo, tenemos la esperanza de que pronto se pueda aminorar su mortal efecto.

 

COOPERACIÃ"N INTERNACIONAL, EL EJEMPLO DE CUBA

De importancia cardinal calificó Van Dúnem la cooperación internacional en el sector. "Esa colaboración suple en parte la falta de recursos financieros y humanos en nuestras naciones".

Mencionó el caso de la cooperación médica de Cuba, que tuvo y tiene "un papel importantísimo como ayuda a muchos países africanos y en especial a Angola".

Nosotros valoramos significativamente los indicadores como estrategia relacionada con la municipalización del servicio de salud, al que transferimos programas y recursos para los territorios, argumentó.

Tales iniciativas, apuntó, están más próximas a la población y de ahí que en cada municipio tengamos un equipo cubano, el cual llamamos trío, y lo conforman un médico de medicina integral, un epidemiólogo y una enfermera "para poder saber en cada momento que está pasando".

"La cooperación internacional no es lineal", aclaró el titular, pues existen buenas y otras menos, pero resulta un auxilio para los países.

Consideró que la cooperación es un acto bilateral, "por lo tanto debemos tener datos, conocer los resultados y estar convencidos que la asistencia debe resolver los problemas que tenemos".

La cooperación internacional es un poco de diálogo entre quien necesita ayuda y quien colaborará, puntualizó.

 

POR ÁFRICA MÁS SALUDABLE

En la jornada final de su primera reunión, los ministros africanos de Salud firmaron la Declaración de Luanda, un documento en el cual patentizaron el firme compromiso de mejorar el sistema sanitario de sus respectivas naciones que redundará en un continente más saludable.

De acuerdo con el texto, el cónclave emanó de un memorando de entendimiento entre la Comisión de la Unión Africana (UA) y la OMS, firmado en julio de 2012 como mecanismo de colaboración que procura mejorar los progresos políticos y técnicos de la agenda continental de desarrollo humano.

Asimismo, detalla el mensaje, la cita procedió de una propuesta de la sexta sesión ordinaria de la conferencia de los ministros de Salud, realizada en Addis Abeba, Etiopía, en 2013, para luego ser aprobada por la Asamblea de la UA en enero pasado.

El escrito señala que en el encuentro de cuatro días en Angola se deliberó de manera sustancial sobre cuestiones de gran preocupación en África como la Cobertura Universal de Salud, su concepto y acción, la creación de una Agencia Africana de Medicamentos y las formas de establecer sus etapas de fundación.

Hubo también debates acerca de las enfermedades no transmisibles, políticas y estrategias para abordar los factores de riesgo, y dar punto final a los fallecimientos maternos infantiles.

Además figuró en agenda la creación de un centro africano de control y prevención de enfermedades, y se intercambió sobre mecanismos de responsabilidad en la implementación de declaraciones y otros compromisos.

Por lo anterior, los funcionarios reconocieron que existe desvelo por los múltiples desafíos que enfrentan los servicios de salud pública en el continente.

Aseguraron que reforzarán voluntades y acciones multisectoriales integradas para desempeñar responsabilidades comunes.

Los firmantes testificaron que cumplirán de manera eficaz las seis tareas adoptadas y solicitaron a la Comisión de la UA y la OMS, en colaboración con las partes interesadas, que apoyen la implementación y faciliten el monitoreo de esos compromisos.

Para la celebración de la segunda reunión en abril de 2016 la cumbre eligió como sede a Túnez, donde este continente seguirá buscando métodos y programas propios a fin de solucionar sus problemas sanitarios.

África está convencida que la salud es un derecho, no un privilegio, una necesidad y el tesoro imposible de valorar: es la primera y la mayor de las riquezas.

 

*Corresponsal de Prensa Latina en Angola.