Skip to content Skip to footer

Sanciona Tribunal a dirigentes de Morena por campaña “traidores a la patria”

De acuerdo con una determinación de la Sala Regional Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF); el presidente Andrés Manuel López Obrador y dirigentes de Morena “calumniaron” a legisladores del partido Movimiento Ciudadano (MC); a través de los señalamientos realizados en la campaña de “traidores a la patria” realizada por el rechazo de la Reforma Eléctrica; motivo por el cual serán sancionados.  

Te recomendamos: Suman 320 impugnaciones en Morena por elección de consejeros nacionales

Por las acusaciones el dirigente de Morena Mario Delgado, la senadora con licencia Citlalli Hernández; el secretario de Comunicación del partido, Diego Alberto Hernández Gutiérrez; y Pedro Hernández Jiménez, dirigente en Tabasco serán multados con 19 mil 244 pesos cada uno mientras que Morena deberá pagar 57 mil 732 pesos.

Piden a AMLO abstenerse

Por su parte, para el presidente López Obrador los magistrados sólo emitieron un llamado para hacerle de su conocimiento que dada la importancia de su cargo debe de mantener un deber de cuidado en el ejercicio de sus funciones y abstenerse de emitir declaraciones similares.

Además, determinó que, en el caso de la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y el líder de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier, se dará vista al Congreso de la Unión para determinar la sanción correspondiente.

De acuerdo con la revista Proceso la sala regional especializada del TEPJF emitió la resolución el jueves 4; luego de una queja presentada por diputados de Movimiento Ciudadano que votaron en contra de la reforma constitucional en el sector eléctrico que presentó el Ejecutivo y rechazó por mayoría el Legislativo en abril pasado.

El recurso legal fue presentado por el diputado federal Jorge Álvarez Máynez, y los magistrados consideraron que la traición a la Patria se considera “un delito grave” contemplado en la Constitución que se castiga hasta con 40 años de cárcel; pero no se configura este crimen “por rechazar” una reforma en el Congreso de la Unión.