Se dice que

  La catástrofe peñista tiene un actor intelectual, Luis Videgaray. Tan corrupto como petulante e incompetente, fue la malévola materia gris del naufragio mexicano en el sexenio pasado. Pero a pesar de tanto hecho al país y a su propio patrón, Videgaray ha logrado salirse con la suya hasta hoy viviendo un cómodo autoexilio en […]

 

La catástrofe peñista tiene un actor intelectual, Luis Videgaray. Tan corrupto como petulante e incompetente, fue la malévola materia gris del naufragio mexicano en el sexenio pasado. Pero a pesar de tanto hecho al país y a su propio patrón, Videgaray ha logrado salirse con la suya hasta hoy viviendo un cómodo autoexilio en Estados Unidos y gozando de la enorme fortuna que acumulo en su pasó por el servicio público. Aunque lejos, Videgaray sigue metiendo la mano en el Estado de México donde mantiene muchos intereses. En 2011 traicionó a Alfredo del Mazo para sentar a Eruviel Ávila en la gubernatura para manejarlo como a su pelele, en 2017 sus operadores hicieron hasta lo imposible para que del Mazo perdiera la elección; hoy, en 2019, sus durmientes se aprestan a disputarle el poder al gobernador. Su naturaleza es la de un infame.

*

Apolinar Mena Vargas fue una de las figuras centrales en el pernicioso esquema de negocios que desde el poder público se construyó para favorecer durante los 18 años de montielismo-peñismo-eruvielismo a la española OHL, hoy Aleática. La codicia empujó a Polo, como le dicen sus amigos, a convertirse en el fontanero, el componedor de las cañerías del gobierno. La evolución de su patrimonio, más que sorprendente, es obscena e inexplicable a luz de sus salarios como servidor público. Ocasionalmente habita una de las muchas residencias que tiene, es muy grande y lujosa, está en Valle de Zamarrero, allí hacia sus reuniones de negocios. Polo debe rendir cuentas pronto. 

*

Cuando los diputados de Morena se decidan y empiecen a rascarle al asunto de la policía auxiliar, quedarán con la boca abierta y se irán de espaldas ante tanta porquería. Desde el punto de vista legal, CUSAEM es una empresa paraestatal, cuyo responsable es designado por el gobernador y la licencia colectiva de armas con que opera es de la Secretaria de Seguridad, pero se maneja como un negocio privado. En el sexenio pasado se inició discretamente su desmantelamiento, vendiéndola en partes a titulo de franquicias, es así como descubrirán que de las de mas de 56 regiones en que se ha dividido, casi la mitad han pasado a ser propiedad de ex funcionarios.

*

Todo parece indicar que el priismo del Estado México terminará por apoyar la candidatura de José Narro a la dirigencia nacional. El ex secretario de Salud es bien visto por el ex presidente Peña, quien guste o no, sigue teniendo los hilos de la política en su tierra.

*

Al Movimiento Nacional por la Esperanza de René Bejarano han empezado a sumarse muchos priistas que no han encontrado espacios ni oportunidades en su partido. Entre el mar de gente que busca nuevos aires hay figuras reconocidas, algunos de buena fama y otros no tanto. Un caso que llama la atención es el del actuario Ernesto Monroy quien seguramente intentará en su momento ir una vez mas por la alcaldía de Toluca.