Skip to content Skip to footer

Se Dice Que…

Se Dice Que…

En sus últimas apariciones públicas se ha visto un tanto desmejorado físicamente al gobernador. Pálido, ojeroso, cansado, quien sabe sin ilusiones, Eruviel va de acto en acto sin parar, pero definitivamente no trae el mejor semblante. Y es que las cosas no andan nada bien en la entidad, los problemas se acumulan y crecen, peor aún, no sale de uno cuando ya está en otro, es de vértigo. Más o menos acababa de medio arreglar el pleito con Antorcha Campesina, y ahora ahí le viene el movimiento de ONG´s que se oponen a la construcción de la nueva autopista Toluca-Naucalpan. Ya ni la chapitas le hacen.

*

La proclamada defensa del bosque otomí-mexica del Estado de México que han asumido ejidatarios y Organizaciones No Gubernamentales, algunas de corte radical, tiene todos los elementos para que el problema se haga en grande, así como gustan las cosas al actual gobierno. Y es que por un lado están los legítimos y entendibles argumentos de los propietarios de la tierras que se afectan con las obras de la autopista y por el otro los intereses del concesionario de la obra, uno de los empresarios más poderosos de la entidad, Juan Armando Hinojosa, hombre cercanísimo al presidente Peña. Eruviel queda justo en medio. Estará por verse como desactiva esa bomba de cara a un proceso electoral que se avecina muy competido. Nada fácil.

*

Faltando unas horas para que inicie el festival de música electrónica en el Centro Pegaso de Toluca no se han vendido ni la mitad de la entradas. Lo empresarios están que no les calienta ni el sol, esperan 100 mil asistentes en los días de eventos y parece que no llegarán ni a 10 mil. Como serán las cosas pero dicen que no le caería mal que el gobernador le cancelara de ultima hora como hizo con los metaleros de “Hell & Heaven”.

*

Joan Manuel Serrat se presenta mañana en el Teatro Morelos de Toluca, tampoco para este excepcional espectáculo la venta de entradas va muy bien. Una pena, tal vez sea la ultima oportunidad de este pueblo para ver en vivo al gran artista. Tolucos apáticos, nada los entusiasma.