Skip to content Skip to footer

Se Dice Que…

Se Dice Que…

Así, como por arte de magia, la epidemia de influenza desapareció en los medios de comunicación. Es extraño, sospechoso, como tan delicado tema de salud pública e interés general fue borrado. El vació de información es angustiante, tanto como la multiplicación de contagios.

*

Nada más en salarios, el aparato de comunicación del gobernador cuesta a los bolsillos de los contribuyentes año con año poco más de 86 millones de pesos, considerando sólo a los empleados de la coordinación de Comunicación Social. Mucho, muchísimo dinero de recursos públicos que va casi directamente al caño si se contrasta con sus pésimos resultados. Eruviel tiene tal vez la peor imagen pública entre todos los gobernadores de los estados del país.

*

No hacen falta sesudos análisis para saber qué tan mal andan las cosas en el estado. Bastaría con leer, aguantado la respiración y sin reírse, los comunicados oficiales que despacha el gobierno. Problemas por todos lados, como si la gente no se diera cuenta o los padeciera, pero la bonita foto es del secretario fulano de tal inaugurando oficinas, otro repartiendo lentes, el gobernador disfrazado de campesino, con sombrero sureño y todo, hablando de medicinas. No, pues sí, cada loco con su tema.

*

Si alguna característica da identidad a la clase política del Valle de México que se ha empoderado con el ascenso de Eruviel a la gubernatura, es su inocultable gusto por el dinero público y sus rústicas formas de hacer política. Son como hordas que quieren arrasar con todo aquel que no se parezca a ellos. No puede considerárseles como una clase política consolidada, por el contrario con el ejercicio del poder, parece, inició su declive.

*

Después de meter una y otra vez en apuros a su jefe y amigo el gobernador muchos se preguntan en qué anda metido ahora el llamado coordinador de Imagen Institucional del Gobierno. Parecería que a Carlos Aguilar le recomendaron guardar bajo perfil, pero son tales los destrozos que ha hecho, por decir lo menos, en el sistema de Radio y Televisión Mexiquense, que no puede. Sería un milagro que al termino de su gestión no se le fincaran responsabilidades administrativas, por lo menos.