Skip to content Skip to footer

Se Dice Que…

Se Dice Que…

Ernesto Nemer está convertido en el personaje de moda. Todos quieren saludarlo, hablar con él, tomarse una foto. La popularidad del subsecretario de Desarrollo Social del gobierno federal, que habita y hace vida común en Metepec, ha crecido como la espuma desde que se le da como uno de uno de los hombres con mayores posibilidades de ser designado gobernador sustituto por la legislatura local, en caso de que Eruviel tuviera que pedir licencia para separarse del cargo.

*

Habría que decir que Nemer es el menos responsable de que la vox populi lo considere con el favorito del Valle de Toluca para relevar a Eruviel en el hipotético caso de que el gobernador en funciones decida tomar otras opciones. Nemer, discípulo destacado de Emilio Chuayffet, pariente político de Alfredo del Mazo, amigo entrañable del presidente nacional del PRI, César Camacho, ex colaborador de Montiel y leal hombre del presidente Peña, tiene argumentos para ser considerado, ahora sí que su currículum lo condena.

*

La caída de Eruviel es una posibilidad real. Hasta aquellos que trabajan con él lo aceptan y comentan. Es una pena como se ha desdibujado en el ejercicio del gobierno aquel candidato que ganó la gubernatura con poco más de 3 millones de votos. La falta de resultados lo están acabando. No hay elementos visibles para hablar de una conspiración política para quitarlo, es la necesidad vuelta urgencia de ese gobierno eficaz del que tanto ha hablado el presidente.

*

Otros factores también alimentan la especie sobre la posible salida de Eruviel, como aquel de que en el círculo cercano a Peña aún no se digiere como prácticamente se impuso en la candidatura priísta a la gubernatura bajo amenaza de encabezar una alianza PAN-PRD, o sus muy prematuros intentos por colocarse como aspirante a la presidencia de la república y, ahora, hasta su singular acercamiento con Carlos Salinas.