Skip to content Skip to footer

Se Dice Que…

Se Dice Que…

Todo mundo sabe de la seriedad del secretario General de Gobierno, por eso asombra que desde esas oficinas, seguramente sin su consentimiento, algún tonto con iniciativa pase horas de tiempo laboral armando “expedientes negros” para filtrarlos en cierto sector de la prensa con la pretensión de generar escándalo e infringir daño político. Algo tendrá que hacer con urgencia Efrén Rojas para detener tan perversas conductas de algunos de sus colaboradores, no vaya a ser que al rato los malpensados lo culpen directamente a él.

*

Fue en el gobierno federal donde se operó el arreglo con Antorcha Campesina para que dejará en paz a Eruviel Ávila. Y vale la pena resaltar esa información,  porque al menos un vivales con altas aspiraciones políticas se llena la boca de mentiras atribuyéndose el logro para quedar bien con el gobernador.

*

Los diversos grupos de interés han empezado la lucha por la dirigencia estatal del PRI, de cara a la selección de candidatos para 2015. La posición que hoy ocupa Raúl Domínguez Rex está convertida en suculenta pieza que estimula el apetito político. Por lo menos hay tres personajes claramente identificados, uno con el eruvielismo, otro con el chauyffetismo y uno más con el nuevo videgaraysmo, que pujan por la presidencia del Comité Directivo Estatal. Falta lo que tenga que decir el primer priísta del estado y del país, Enrique Peña.

*

Los beneficiarios del eruvielismo, cándidamente argumentan que mientras Luis Videgaray proteja a Eruviel, no habrá fuerza que lo saque de la gubernatura. Se les olvida que el secretario de Hacienda no es más que un empleado del presidente. Para que Eruviel caiga sólo sería necesario un guiño de Peña.

*

Por su puesto que Luis Videgaray tiene particular interés político en el Estado de México. Muchas son sus razones, entre la mas obvia, aquella de que si logra influir en quien está en la gubernatura hoy y quien quede en 2017, habrá dado un gran paso en su intento por conseguir la candidatura presidencial del 18. El de Videgaray, es un plan de largo aliento que inició desde el momento que tomó posesión. Su siguiente jugada es meter la mayor cantidad de afines en las candidaturas del 2015.