Skip to content Skip to footer

Se Dice Que…

Se Dice Que…

La peor crisis que hoy asola al Estado de México, no es la de seguridad pública, ni la política, sino la económica, pero muy poco o prácticamente nada, se habla de ella en el discurso oficial. La destrucción de la clase media es dramática, literalmente ha sido arrasada. El empleo escasea, y el que hay es de baja calidad y mal pagado. La gente no tiene lo suficiente para vivir sin angustias, mucho menos para acceder al crédito. La distancia entre ricos y pobres se ha ensanchando grosera, estúpidamente. El Estado de México se ha convertido en una entidad mayoritariamente de jodidos.

*

Los datos del análisis de información laboral de abril de la secretaría del Trabajo y Previsión Social, son demoledores. La tasa de desempleo a marzo fue de 6 por ciento, muy por encima de la nacional de 4.8., lo que significa que casi medio millón de personas no encuentran opciones para ocuparse. La entidad no está generando la cantidad de empleos que requiere.

*

De las 6 millones 952 mil 279 personas con empleo, casi 6 millones perciben un salario mensual menor a 10 mil pesos; de ellas, casi 2 millones apenas tienen ingresos de entre 2 mil y 4 mil pesos; casi 600 mil menos de 2 mil pesos mensuales, y 362 mil son literalmente explotadas, esclavizadas, al no recibir un solo peso de paga por su trabajo.

*

De esos mismos 6 millones 952 mil 279 asalariados, una mínima fracción de apenas 78 mil 100 personas, gana más de 10 mil pesos mensuales, la mayoría en las nóminas del servicio público. Son los hombres de la alta burocracia del gobierno.

 *

Unos 219 mil 152 empleadores, un pequeño porcentaje de los 370 trabajadores del gobierno y un número muy pequeño, no determinado con precisión, del millón 400 mil trabajadores independientes, constituyen clase media en vías de extinción. En el Estado de México se es rico, o muy rico… o jodido, muy jodido. Las distancias entre clases son abismales, la sociedad se está pudriendo por el gusano económico.