Se Dice Que…

Son tan pocos los motivos alegres, los momentos felices, los éxitos y triunfos que tienen para celebrar e inspirarse, que resulta absurdo, grosero, tonto, que prácticamente a todos en el gobierno les haya pasado de noche que la selección nacional de futbol americano ganó el Campeonato Mundial Universitario, en Suecia. El equipo, que se coronó invicto derrotando a Finlandia, Suecia, China y Japón, fue dirigido por el entrenador de Borregos Toluca, Horacio García. Al menos cinco de los jugadores que lograron tan brillante papel son estudiantes del Instituto tecnológico de Estudios Superior campus Toluca. Bueno, hasta ahora a nadie se le ha ocurrido hacerle un mínimo reconocimiento. Si serán.

*

Algo similar sucedió con los atletas que representaron a la Universidad Autónoma del Estado de México en la Universidad 2014 celebrada en puebla. Lograron las mayor cantidad de medallas en esa competencia para la UAEMex. Nada fácil. Alcanzaron el sexto lugar nacional. Nadie fuera de la universidad ha reconocido tal mérito. Una pena, es la kakistocracia.

*

Al diputado federal José Manzur le están dando hasta por debajo de la lengua. Es obvio que su peculiar forma de hacer política irrita en cierto sectores del poder. Caro quieren cobrarle la osada indiscreción de revelar su anhelo de convertirse en secretario General de Gobierno, a pesar de que esa posición este ocupada por su amigo Efrén Rojas. Parece absurdo, que un hombre de experiencia cometa errores tan elementales, sobre todo cuando está en el mejor momento de su carrera.

*

A punto de cumplirse una semana del ataque a tiros contra el diputado federal del PRD y ex alcalde de Valle de Chalco, Ramón Montalvo, y la Procuraduría de Justicia no puede resolver el crimen, bueno ni una pista sólida que conduzca a los responsables tiene. Es la historia de siempre, lo que generalmente sucede, el porcentaje de impunidad en el Estado de México es de casi 98 por ciento, allí está el dato que documenta el peor fracaso en la carrera de Miguel Ángel Contreras Nieto. Una lástima.