Skip to content Skip to footer

Se Dice Que…

Se Dice Que…

Nadie puede dudar de las habilidades y talentos de José Manzur, cuales quieran que sean, para ascender. El nuevo secretario General de Gobierno ha demostrado que sabe operar muy bien, conoce la entrañas de la política local. Los últimos 15 años han sido para él de oro. De una modesta dirección en el ISEM ha escalado cargos sin parar pasando por la subsecretaría de gobierno, secretaría adjunta del PRI, diputado local, coordinador de la bancada, presidente de la Junta de Coordinación, diputado federal, presidente de la comisión de Presupuesto y, ahora, secretario General de Gobierno.

*

Pepe, como le llaman sus amigos, lleva en su ADN el hankismo, su señor padre empezó el negocio de la grúas en los tiempos del profesor. Pero prácticamente con todos los gobernadores ha tenido relación. Fue muy cercano al rector Carlos Mercado, prácticamente allí inició su carrera. En el sexenio de Beteta fue secretario particular del coordinador Mario Alberto Navarro quien después lo llevó al senado. En el montielismo dio el salto de mano de Isidro Pastor, su entrañable amigo, hermano. Con Peña, Pepe supo relacionarse muy bien, allí le llegaron las grandes oportunidades para hacerse diputado local y federal. De Eruviel es amigo cercano, cercanísimo. Pero el as bajo la manga del hoy número dos del gobierno del Estado es nada menos que el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien lo ha impulsado y, parece, lo ha colocado en una posición estratégica para tener control del estado.

*

Aunque desde hace tiempo se declaran buenos amigos, estará por verse como será la relación entre el nuevo secretario de Gobierno y el poderoso secretario de Finanzas. Erasto y Pepe son de personalidades dominantes, difícilmente uno cederá frente al otro. De esa lucha, si es que la hay, nada bueno podría salir. Pepe es conciliador, su estilo no es el pleito. Veremos como funcionan juntos.

*

El comentario general, irrespetuoso ciertamente pero real, es que el papel de Eruviel se reducirá todavía mas. Figura decorativa, una especie de Fausto Vallejo, pero sin comisionado. Quien sabe si con los cambios haya salvado la cabeza o quedado peor.