Skip to content Skip to footer

Se Dice Que…

Se Dice Que…

Los cambios no fueron para salvar al gobierno, sino al PRI en las próximas elecciones. Eruviel tiene claro que si pierde el año entrante, se acaba su carrera política. Por eso coloca a un experto en la negociación política como José Manzur y a un eficaz operador electoral como Arturo Osornio. No son razones de Estado, solo intereses de partido.

*

Es obvio que en Los Pinos optaron por dejar que Eruviel se las arregle solo, salvo en los temas de seguridad que afectan la imagen presidencial. Que se mate con su propia mano, parece la consigna. Le dieron la libertad de poner y quitar, lo primero que hizo fue sacar a los incomodos. Purgó de chuayffetistas y camachistas al primer equipo y los hizo totalmente Montielistas. Eruviel se ha jugado la última carta.

*

Con Manzur es un hecho que el control del PRI volverá, como en los viejos tiempos, a la secretaría General de Gobierno, desde allí se dirigirá el llamado “cuarto de guerra”, la estrategia y la estructura. La misión de Pepe está más que clara, sacar la elección dándole al presidente la mayoría de diputados federales y garantizando la gobernabilidad interna dominando en los distritos locales y los ayuntamientos.

*

La política social del gobierno al servicio de la causa electoral priísta, parece que ese es el mensaje con el arribo de Arturo Osornio a la secretaría de Desarrollo Social. Osornio ya fue jefe de campaña de Eruviel con excelentes resultados. Ex presidente del PRI, sabe todos los intríngulis del sistema. Un plus, que podría no ser solamente anecdótico, su hermano Rafael es nada menos que el delegado estatal del CISEN.

*

Eruviel y los suyos se consolidan. Erasto Martínez, Indalecio Ríos y Carlos Aguilar, entre otros, deben estar felices. Tal vez todavía no les cae el veinte que al siguiente error se van todos, empezando por su jefe.

*

Ahora hay que esperar las reacciones de los grupos que perdieron. Conociendo a Emilio Chuayffet, esperará la oportunidad para cobrar la afrenta de que le quitaran la secretaría General de Gobierno. Estará también por verse como reacciona César Camacho por la salida de unos de sus mas entrañables amigos y colaboradores, Isidro Muñoz.